domingo, 12 de junio de 2011

VACUNACIONES O EL CANTO DE SIRENAS



Doctor Eduardo Ángel Yahbes



Cuando uno como profesional médico se enfrenta al tema de las vacunas lo hace contra un sistema instalado en el inconciente colectivo como algo necesario y conveniente. Una tarea difícil, la de cuestionar un paradigma que a su vez está sustentado por una poderosa industria farmacéutica y avalado por médicos que están vinculados directa o indirectamente a la misma. A pesar de estas circunstancias me siento en la obligación ética de transmitir algo de lo que he podido investigar sobre este tema.



Hay dos aspectos fundamentales que deben ser considerados. En primer lugar la tan promocionada efectividad de las vacunas y en segundo lugar los considerados mínimos efectos adversos secundarios a la aplicación de las mismas.



En cuanto al primer punto podemos transmitir las conclusiones del Dr. Fernand Delarue:



1. A igual nivel de vida, las enfermedades infectocontagiosas evolucionan en curvas paralelas tanto en países vacunados como en los que no lo están.



2. En ausencia de vacunación las epidemias retroceden en todos los países donde se eleva el nivel de vida



3. A pesar de las vacunaciones, las epidemias no experimentan regresión en los países donde las condiciones de higiene o el nivel de vida se lo impiden



4. Nada permite afirmar que las vacunaciones han hecho desaparecer o retroceder las epidemias: todo lleva a pensar que la evolución de éstas nada tiene que ver con las vacunas



5. Presentar las cifras de regresión de enfermedades a partir de las fechas en que comenzó a vacunarse y omitir las que le precedían es una astucia publicitaria indigna de la objetividad científica.



Sacar la conclusión de que esas regresiones se deben a la vacunación es, por lo menos, una inexactitud grave.



La Dra. Viera Scheibner, investigadora científica titular australiana (jubilada) afirma: "Las vacunas no previenen enfermedades"."La supuesta y publicitada erradicación de enfermedades como la viruela y la polio, o la meningitis a Hib (influenza b) es un mito que ya ni el estudio más firme a favor de la vacunación puede sostener". "También está documentado que las epidemias más grandes se han dado en poblaciones altamente vacunadas (contra viruela, sarampión, polio), no siendo así en aquellas comunidades no vacunadas". "La revista JAMA publicó en 1993 que la caída en la incidencia de meningitis Hib se daba en el grupo de niños menores de un año cuando ninguna de estas vacunas estaban autorizadas". "La polio no se ha erradicado con la vacunación, sino que se oculta detrás de una redefinición y nuevas denominaciones diagnósticas como meningitis viral o aséptica, que antes de comenzar a vacunar quedaban incluidas dentro de aquella denominación".



Concluye la Dra. Scheibner: "En verdad no necesitamos hacer más investigaciones, ya se ha publicado todo lo que tenemos que saber para darnos cuenta de que las vacunas no previenen enfermedades sino que están casualmente implicadas como responsables de las mismas así como de reacciones muy serias".



Ella sostiene que los efectos adversos no son mínimos, por lo contrario pueden ser muy serios, a lo que agrego que lo son en proporción mayor a lo que suele imaginarse. Dentro de estos efectos adversos figura en primer lugar la denominada muerte súbita infantil padecida por los lactantes (que la doctora estudió junto a su esposo), y que se redujo en Japón en un 100% cuando se comenzó a vacunar a partir de los 2 años.



Otro de los efectos adversos graves es el llamado autismo regresivo o los trastornos de espectro autista o TGD (Trastornos Generales del Desarrollo), que casualmente aparecen a partir de la DPT (triple contra difteria, pertusis y tétanos) o de la SRP (sarampión, rubéola, paperas) en uno de cada 165 niños vacunados en los Estados Unidos (EE.UU.) y en ningún niño de comunidades no vacunadas. En 2009 esta cifra de efectos adversos vinculados con los TGD gira alrededor de un caso cada 100.



Otros de los efectos dañinos a nivel neurológico son el Síndrome de Guillen Barré y la Esclerosis Múltiple (ver efectos adversos de las vacunas en "Complicaciones postvacunales" en la solapa "Los Riesgos").



Cada año en EE.UU. se denuncian 14000 (catorce mil) casos por efectos secundarios a las vacunas (mucho menos que los reales), debiendo el estado abonar aproximadamente 100 millones de dólares por año en concepto de indemnización. En nuestro país no existe una ley de reparación similar.



Es necesario recordar que muchas vacunas contienen elementos tóxicos (aluminio, mercurio, sorbitol 80, actualmente escualeno, etc.) y contaminantes biológicos (virus, antígenos animales, etc.).





Luego de mostrar este panorama dramático que plantea esta realidad voy a señalar mis recomendaciones para minimizar los efectos adversos de las vacunas.



Primero la que corresponde a los padres, para luego hacer las que corresponden a las autoridades sanitarias.



Para los PADRES:



La vacunación debe considerarse un procedimiento médico que puede acarrear riesgo de lesiones leves o graves, incluida la muerte. Como padre es de su responsabilidad estar debidamente informado sobre los riesgos y beneficios de las vacunas a administrar a su hija/o en orden a lograr la más informada y responsable decisión de aceptarla o no:



1. Es responsabilidad de su médico o centro de vacunación proveerle la mayor información sobre los riesgos y beneficios de las vacunas previamente a su administración (con 48 horas previas)



2. Si decide la aplicación solicite se aclare en la ficha de vacunación quién es el fabricante y cuál es el número de lote de la misma



3. Es de suma importancia sea reportado todo efecto adverso, incluyendo lesiones o muerte ocurridos dentro de los 30 días siguientes a su aplicación



4. Pida información fehaciente sobre las vacunas de aplicación obligatoria y solicite las causas de excepción a las mismas (ver contraindicaciones más adelante)





5. Usted está amparado por la Constitución Nacional (Artículos 42 y 43) y las Leyes reglamentarias (ver fundamentos jurídico legales de la Resolución de la Defensoría de la CABA y Ley Nº 26529) a aceptar o rechazar un procedimiento médico que implique la posibilidad de riesgos.



CONTRAINDICACIONES de las VACUNAS



1. La reacción alérgica anafiláctica a una vacuna contraindica cualquier administración de la misma.



2. Cualquier enfermedad severa con o sin fiebre.



3. En pacientes con compromiso de su sistema inmune de tipo natural o medicamentoso (tumores sólidos o hematológicos, quimioterapia, radiaciones, corticoides), contraindican la administración de vacunas a gérmenes atenuados (BCG, Sabin, Sarampión, Paperas, Rubéola, Varicela, Fiebre amarilla, Viruela).



4. Efectos adversos producidos por una vacuna a nivel neurológico (convulsiones, encefalitis, parálisis, etc.), contraindican su ulterior aplicación.



5. Si existen antecedentes de enfermedad neurológica debe evaluarse cuidadosamente la conveniencia de administrar la triple o cuádruple bacteriana (quíntuple o séxtuple), la triple viral, antisarampionosa, antihepatitis B y antigripal.



Vinculado a todo lo visto anteriormente y para prevenir efectos adversos antes de ser vacunado se deben interrogar acerca de:



1. ¿Esta mi hija/o padeciendo una enfermedad ahora, ya sea aguda o crónica?

2. ¿Ha tenido mi niña/o una mala reacción a una vacuna previa?

3. ¿Existe una historia familiar de:

a. Reacciones vacunales

b. Convulsiones o desórdenes neurológicos

c. Alergias severas

d. Desórdenes del sistema inmune

4. ¿Conozco si tiene un alto grado de reacción?

5. ¿Tengo la información completa sobre los efectos adversos de las vacunas a aplicar?

6. ¿Conozco cómo identificar una reacción vacunal?

7. ¿Estoy en conocimiento de cómo reportarla?

8. ¿Conozco el fabricante y el número de lote?



A las AUTORIDADES SANITARIAS les solicito:



1. Que respeten el Derecho al Consentimiento Informado, según Resolución de la Defensora del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires Número: 2814/02 y Ley Nº 26529.



2. Cumplan con la recomendación de ubicar afiches en los lugares donde se administren vacunas con las contraindicaciones a las vacunas y las recomendaciones para prevenir efectos adversos



3. Establecer según recomendación de la Defensoría un sistema de notificación obligatorio de los efectos adversos con registro para su análisis



4. Prohibir el contenido de sustancias tóxicas (mercurio, aluminio, escualeno, etc.), y biológicas (virus, hormonas, etc.) en las mismas.



5. Disponer de un laboratorio para el control de los contenidos de las vacunas, tanto de fabricación nacional como importadas



6. Comenzar con la vacunación a partir de los dos años, con lo que se reduce el riesgo de efectos adversos en más del 90% (Pediatrics 1988, Vol. 8 Nº 6, 973).



7. Retirar del calendario de vacunaciones las vacunas que han demostrado su inefectividad o su efectividad negativa



Efectividad se refiere a la disminución de casos de la enfermedad comparando poblaciones vacunadas y no vacunadas. Eficacia se refiere a la posibilidad que tiene una vacuna para aumentar los niveles de anticuerpos. Una vacuna puede ser eficaz hasta el 100%, pero no ser efectiva o de efectividad negativa. Esto último es cuando padecen más la enfermedad quienes han sido vacunados.



Considero haberles dado un panorama lo más claro y sintético posible sobre un tema tan complejo de abordar, sobre todo por el miedo que saben generar quienes tienen la posibilidad de fabricar las vacunas y de imponerlas por variados medios.

Fuente:
http://www.librevacunacion.com.ar/articulos/vacoctosirenas.htm

13 comentarios:

Hilda dijo...

Puuuuuuuufffffffff Moscón!!!
¡Qué pesado es esto!
Habría que difundir seriamente con todos los avales científicos... Apenas respiran nuestros pichones son "pinchados" y nosotras les tenemos el brasito!!!

Moscón dijo...

Hilda:
Y el estado paga fortunas a los laboratorios.

edgardo dijo...

Moscón, dejo helado, mi hijo desde niño lo trataban con corticoides por un cuadro de supuesta asma, luego se descubrío que era de orígen psicológico, y nosotros cumplimos con todas las vacunas, nadie nos dijo en su momento que podría haber contraindicaciones.
y otra cosa que me quedó picando, cuando dice que habría que colocar las contraindicaciones me recordó a un doctor que ante un planteo por una contraindicación que figuraba en el prospecto de un remedio me contestó: "no les des bola, los laboratorio las ponen de mas para cubrirse".
muy interesante, ¿usted es doctor o aficionado?
un abrazo

Moscón dijo...

Edgardo:
Aficionado.Hace dos años hice un tratamiento con peginterferón y ribavirina durante seis meses por una hepatitis asintomática(?),tratamiento tan venenoso en donde el dolor físico y mental es tan grande que no podés realizar tarea alguna,quedé pelado,flaco y parecía un cadáver.Durante los momentos de lucidez comencé a investigar y junté mucha información que hay que testear para estar mas o menos seguro.
El"medicamento"lo pagó la obra social,el equivalente a un 0km y medio,y el chiste es que la enfermedad no es como los laboratorios la presentan,es mas,ni siquiera hay enfermedad.
Quiero llevar las prácticas asesinas y mercenarias por parte de las multinacionales contra la población a la justicia,pero por el momento soy un piojo contra un elefante.Y los jueces son piojos un poco mas grande nomás.

Un Abrazo

roberto dijo...

Interesante lo que venis posteando
Moscón, te vengo siguiendo con esto
de las vacunas, se me hace que lo
mismo debe suceder con otros medicamentos, sobre todo con los de venta libre y promocionan por tv cual si fueran confites. Cuantos
habrán que te curan el dolor de cabeza y te destruyen la vesícula, claro no te lo van a decir abiertamente, a lo sumo en contraindicaciones te ponen un porcentaje tan mínimo que no le das bola.

Te dejo el http de mi blog:
seamosargentinosya.blogspot.com

Le cambié el sigo de admiración al final por un punto tal vez por éso no podés entrar.

Moscón dijo...

Roberto:
No solo con las vacunas,¿y la comida?,así tratés de comer lo mas sano que puedas,hasta la lechuga está envenenada.Ni hablemos de las conservas,fiambres,panificación,golosinas.
Un animal críado en un feetlot al alimentarse casi sin pasto produce en sus estómagos una escherichia coli terríblemente mas virulenta.
Los pollos no descansan,no duermen,no eliminan toxinas,cuando nos comemos uno están en su carne.
Cualquier gaseosa ademas de JMAF(jarabe de maiz de alta fructuosa)tiene aspartamo,otro veneno.
Las grasas hidrogenadas,polinsaturadas el cuerpo las digiere pero no las asimila,no pueden cumplir ningún rol en el metabolismo.
Y esto nada mas para que algunos ganen mucho mas,y nosotros paguemos no solamente con dinero sinó con salud también.
También es un derecho alimentarse sánamente pero casi no hay opciones,tenemos que empezar a reclamar.

Ahí le meto mano

Hilda dijo...

Mirá, lo de las grasas hidrogenadas, lo del aspartamo en las gaseosas, lo tengo en primera línea (no compro nada que diga: grasas saturadas por ejemplo, ni las inocentes barritas de cereales y por causa del espartamo tomo vino jeje)
Lo de la carne es un tema... yo consumo mucho pescado aunque sé que no es solución por la contaminación de las aguas... Hasta acá todo bien... pero no embromemos, con las golosinas no te metas ¿o ahora me vas a decir que las Mentitas de menta también son venenosas? ¿eh? ATREVETE!!!!! (no te leo más y listo)

Moscón dijo...

Hilda:
¡Nooo!Las mentitas son re-saludables,yo hasta en el puchero le pongo un puñado de pastillas.
Para alguien con colon irritable nada mejor que peditos con frescura!

Hilda dijo...

jajajaja
La acidez tiene solución: RABEC 10
pero con las mentitas NOOOOOOOO!!!!

paola dijo...

Un gran negocio las vacunas. No? Luego, veo gente de 102 años en los geriátricos y me pregunto si no prefiero que me borre una enfermedad antes de terminar prolongando la vida así: convertida en una flaca sombra de los que alguna vez fui, sostenida por un bagaje de medicamentos diarios.
Un abrazo

Moscón dijo...

Paola:
Bueno,obviamente una cosa es durar y otra vivir,pero la gente longeva por lo general no toma ninguna porquería,los ancianos medicados siguen con la misma dolencia a pesar de las medicinas,o por las medicinas.Esta es una observación mía que la hice solito sin ayuda.
Mucha gente grande también se siente estafada si el médico no le receta algo,son adictos.

Un Abrazo

Hilda dijo...

Creo que mientras uno "esté sostenido" por medicamentos (si sostienen) está todo bien... el problema es cuando la cabeza no sostiene...

Que muchos ancianos son adictos, me consta por mi entorno. Creo que si hago "grageas de harina" de diferentes formas y colores vistosos... la salud de mi madre mejoraría. Pero bueh, no puedo hacer nada más que comprar una bolsa (literal) de remedios una vez por mes. Ella los toma con infinito placer y los mira con amor... Ojo, está lúcida!!!

Moscón dijo...

Hilda:
Una especie de placebo.Les da chapa de frágiles e indefensos,y ahí tienen la espinaca de Popeye que los fortalece.