domingo, 5 de mayo de 2019

EL QUE NO APRENDIÓ, SE EMBROMÓ

Época pródiga en enseñanzas ésta. Están ahí, al alcance del celular o del control remoto. No me refiero a las obvias. Me refiero a otras que están también ahí aunque no sean tan sencillas de ver. Y así como el renacimiento nos dio la noción de la perspectiva y a partir de allí todo se miraría diferente, esta época nos enseña cosas de mucho valor, tanto que definen el hoy y el futuro. El que no las aprende, se embroma.
No es exagerada esa analogía con la perspectiva. Porque las enseñanzas a las que me refiero son así de revolucionarias (perdón por la palabrota). El verdadero perdedor (entre perdedores), de esta época será aquel que no entienda que el mundo se mueve con nuevas reglas de juegos, nuevas armas que están apuntadas contra nosotros. Usted y yo somos los objetivos y los que deberíamos entenderlo rápido. El resto, ya se sabe: negadores seriales, cómplices o bien los que no se enteran de nada.
"Las mujeres de derechas son mucho más bonitas que las de izquierda y no enseñan los pechos para protestar, tampoco defecan en la calle…", dijo el hijo de Bolsonaro luego de la movilización Ele Não.  Esas palabras lograron que la intención de voto hacia su padre creciera, aseguran, entre cinco y ocho puntos. Ese insulto hizo, además, que un triunfo popular, una movilización categórica, una defensa del "lado progresista de la vida", se volviera una derrota, un arma que se disparó por la culata.
Si hubiera que resumir yo diría que habría que volver a aquella consigna de Einstein y decir que todo es cada vez más relativo. Relativa la verdad, relativas las ideologías, relativas las ideas y, sobre todo, relativa las palabras. La palabra, una de las patrias del  hombre, está bajo fuego, demediada, desvalorizada a niveles inimaginados. Eso no es lo peor. Lo peor es que esto nos obliga a desaprender parte de lo que sabemos, a dejar de confiar en viejos dogmas y paradigmas, creados y sostenidos a partir de, justamente, la palabra.
El que no aprenda a leer entre líneas, a leer el vacío, será el analfabeto del futuro, por muchos libros que atesore. Lo bueno (entre lo malo) es que las clases son gratuitas, libres y abiertas. No sólo las puede tomar cualquiera sino que las tomamos aún sin querer. El desafío es reconocerlas. El siguiente desafío es crear anticuerpos. O aprender a vencerlas.  
¿Y qué hacemos con los saberes tradicionales, Chiabrando? Quizá habría que pasarlos por el tamiz de esta época, de estas estrategias. Y usted me podrá decir que estoy equivocado porque por estos días estamos asistiendo al triunfo de la política tradicional por sobre el marketing y las nuevas estrategias, y yo le respondo que sí, pero para que eso sucediera fue necesario destruir un país y empeñar su futuro. Y los ganadores son los que entendieron mejor y antes que el mundo había cambiado. Es parte de la enseñanza que hay que asumir.
El que no encara el futuro habiendo aprendido estas cosas será el nuevo idiota útil, un títere ante fuerzas que nunca llegará a comprender y menos a neutralizar. Se parecerá a nuestros padres o abuelos que vivieron como si el trabajo fuera la vaca sagrada del sistema hasta que les mataron la vaca, los obligaron a mirar como otros se la comían mientras ellos se quedaban con el mugido, lo único que se desperdicia, decía mi abuelo.
Negar todo el tiempo, mentir todo el tiempo, culpar a otros todo el tiempo, ya no son desviaciones ni tropiezos. Son discursos o estrategias de hoy, avaladas por una parte de las academias, de los medios, de los periodistas, de los intelectuales, de los periodistas. No solo es una infantilización del discurso sino, sobre todo, del receptor, usted, yo, los que debemos aprender, y ya.
¿Puede alguien escribir un libro totalmente falso y seguir apareciendo en la televisión contando supuestas verdades? Sucede todos los días. Ya nadie paga por mala praxis. Se miente, no importa. Se dicen tonterías, no importa. ¿Discursos y plataformas? No, mejor bailar. ¿Puede un grupete de nenes de mamá quedarse con un país con una única consigna: decir todos al mismo tiempo la misma mentira, no importa que tan grande sea, no importa que tan evidente sea esa mentira? Sí, puede. Y funciona tan bien como una plataforma política. Es decir: hoy, una mentira colectiva, organizada, sostenida desde las usinas de rumores, reemplaza con facilidad a una ideología, una historia, un pasado. Mentir, nunca dudar. Negar, nunca pestañear. Y no me estoy refiriendo sólo a nuestro país. Es una epidemia mundial. Esa es otra parte de la lección. 
Y a pesar de que se trate de una etapa superior de las relaciones de poder, es a la vez una infantilización, como dije. Juegos de chicos llevadas a su máxima expresión, donde mentir, negar, ocultar y culpar a cualquiera son herramientas que funcionan a la perfección. "¿Quién pinchó la pelota?". "El Fito Peralta, señorita". "¿Quién es el culpable de la inflación?". "La historia, el peronismo, los derechos laborales, la tormenta, la novela de la tarde, Turquía". 
El receptor infantilizado (la sociedad, nosotros) ya no está para comprender sino para aceptar. Por eso las argumentaciones (falsas) son acompañadas de énfasis y vértigo, de un vértigo esencial para no dejarnos elegir con calma, para aturdirnos. No es casual que uno viva como dentro de un coche que siempre está doblando una curva y a toda velocidad. No vale vomitar. Hay que entender. Aprender.
Y lo peor es que sea es el enemigo el que primero haya aprendido a usar esas herramientas. ¿Debemos  aprender a usarlas nosotros también? Debemos al menos no ignorar que existen. ¿Si los malos son también malos porque usan esas armas, eso significa  que nosotros debemos volvernos malos también? Creo que es mejor ser un poco malo que ser el pato de la boda.

domingo, 21 de abril de 2019

EL SABER QUE OCUPA LUGAR

Los argentinos hemos sido víctimas de saqueos y del colonialismo en formatos varios. Para eso fueron necesarios traidores internos e idiotas útiles. Ahora me pregunto si nosotros los progres, los librepensadores, los politizados, los que leemos un par de libros al año no hemos sido también idiotas útiles al adoptar de manera tan entusiasta las ideas llegadas del extranjero.
Pienso en esos intelectuales, en general franceses o alemanes, que desde hace décadas nos dicen cómo es el mundo y cómo combatir sus males. Intelectuales que acá (como en ningún otro lado) son tratados como estrellas de rock. Me pregunto si nuestro error histórico no ha sido escucharlos con exagerada devoción y actuar en consecuencia, a veces sin siquiera adaptarlos a la realidad local. Como si la argentinidad a través de una lupa importada se entendiera mejor.
No hablo de nuestros hombres de la independencia que leían los textos de la Ilustración francesa. Esa era una época sin muchos libros para llevarte al baño y sin papel higiénico esperándote. Me refiero al excesivo respeto que hemos tenido los doscientos años siguientes por todos los ismos foráneos, ismos que a veces se diluían muy rápido, en todos lados menos acá.
Si fracasamos tantas veces como país, como se comenta por ahí, quizá el error estuvo en tomar como propio un etnocentrismo ajeno (oxímoron si los hay), hacerlo entrar a los martillazos en nuestra realidad. Además eso nos obligó a confiar (no había otra) en los traductores y referentes locales, en los discípulos de cada gurú del pensamiento que andaba dando vueltas, y entonces las ideas llegaban a nosotros manipuladas, retorcidas, confusas.
¿Acaso está diciendo, Chiabrando, que no deberíamos haber participado en la polémica existencialismo sí, existencialismo no, que no deberíamos haber tomado como dogma las ideas socialistas/marxistas/comunistas, que no deberíamos haber desarrollado esa acromegálica fascinación por el psicoanálisis, que no deberíamos habernos tomado la posmodernidad con tanto entusiasmo?
Y yo respondo con otra pregunta: ¿Y si ese colonialismo intelectual hubiera sido para entretenerlos mientras que el poder económico nos seguía saqueando? ¿Y si hubiera sido sólo para vendernos libros y congresos? ¿Acaso es lógica nuestra infantil idolatría alrededor del mayo francés (pongamos)? ¿O son simples e inconfesables ganas de hacernos los parisinos y los cultos?
Es loco pensar que ha muerto gente por llevar adelante ideas pensadas para otras realidades, ideas que quizá nunca cuestionamos como se debía y que no hablaban de nosotros sino del joven francés de la posguerra, del burgués europeo del siglo XIX, del obrero de la revolución industrial o del obrero ruso, del campesino chino.
Quizá hubiera sido mejor jugar a plata o mierda. Adoptar desde un principio las ideas de Moreno, San Martín, Alberdi, incluso de los reaccionarios como Borges o Sarmiento, e ir por ese camino, aunque sea para desafiarlas, nos llevara adonde nos llevara. O bien mirar con más atención nuestro pasado americano, indígena. Pero, Chiabrando, ¿acaso me está diciendo que esa indiada que andaba en bolas pensaba el mundo? El mundo no sé, pero seguro que pintaban su aldea, y luego supimos (gracias a un pensador extranjero, otro oxímoron), que al pintarla pintaban también el mundo. ¿O esa idea sólo vale para los caucásicos educaditos y con buena prensa?
Pensemos en cómo estaríamos si hubiéramos rechazado las ideas extranjeras simplemente por eso. Usted me dirá que no podíamos hacer oídos sordos a las buenas ideas, que podría habernos ido peor. ¿Peor? Si después de ponernos las túnicas de todos los ismos de la tierra estamos otra vez contando las moneditas.
Por ahí dejamos pasar la oportunidad cuando nuestros abuelos llegaron escapando de la malaria y la muerte generada por el fascismo, en algunos casos, o por los delirios del estalinismo en otros. Quizá era ahí donde tendríamos (los argentinos) que habernos mirado más el ombligo.  Pero los que llegaban no lo dijeron con claridad y los que estaban acá no lo vieron.
Usted dirá que soy muy simplista, pero me parece que estar tan preocupados por el ser, la nada, la trascendencia y la inmanencia, poco tenía que ver con nuestros problemas del tercer mundo, urgentes y primarios: falta de comida, de guita, de libertad. A veces de vida. Es obvio (y nunca aclaro esto pero hoy sí) que lo digo desde la ironía, pero seamos honestos, ¿no les parece que a veces sólo nos están mareando con puro palabrerío?
El peronismo fue una manera de tener una idea propia sin depender del aval del ideario importado. Quizá eso ayudó al nacimiento de antiperonismo. El antiperonismo, con raíz en la clase media más ignorante, no iba a permitir una ideología que no viniera de París, como la cigüeña y las carteras Vuitton. El resto lo hicieron los cómplices y los idiotas útiles a los que me refería antes. 
Quizá el error de nuestros pensadores, fue haberlo dicho breve y comprensible porque no estudiaban en la Sorbona ni vivían en románticos altillos, sino que estaban corriendo la coneja o escapando de la guadaña del enemigo. Vea a Borges (otro oxímoron, no era pobre y era antiperonista), que con una frase o un texto de una página influyó en teorías literarias, en pensadores como Foucault, y quizá en ideas que decantaron en la posmodernidad. Pero no, eso es poco francés. Había que hacerlo difícil y escribir libros kilométricos que total en Argentina los van a comprar, leer e idolatrar. Incluso había que tomar una idea de Borges de dos párrafos para devolverla en libros y más libros que nosotros compraríamos porque ismo que viene de París es moda y no se discute. 
De los laberintos se sale hacia arriba, de las crisis se sale hacia delante. Para nosotros, ir hacia adelante es ir hacia atrás (oxímoron final, argentinos al fin), para poder mirar tierra adentro, hacia nuestros poetas y narradores de provincia, a nuestros intelectuales y maestros, a nuestros políticos aún confiables. Yo los invito a no respetar más esa ley que dice que está mal mirarse el ombligo. Yo digo: hay que mirarse más el ombligo y tener menos la cabeza en la luna de París o Frankfurt. 

domingo, 14 de abril de 2019

LA PARABOLA DEL REMERO

Conquistadores eran los de antes, que buscaban quedarse con el territorio, instalar una lengua, una cultura y llevarse el oro, la plata, las mujeres y además hacer esclavos. De esos conquistadores ya no hay más. El mundo está loteado y repartido, y el oro para saquear se acabó. Además existen otros métodos para instalar una cultura: Hollywood, Netflix, Facebook. 
Esos conquistadores funcionaban con tracción a sangre: remeros en las galeras. Desconozco si les daban un porcentaje del oro afanado o si les pedían esfuerzos extras con la promesa de que si los conquistadores se beneficiaban, los remeros también. Más bien creo que los amenazarían con tirarlos a los tiburones.
Pero por más que hayan cambiado las cosas, el afán de conquista no desaparece. Por motivos inexplicables, ciertos hombres se dedican a intentar que el resto viva como ellos, con sus creencias, sus dioses, su moral. También está el dinero, claro, pero no lo es todo, como ya verá, querido argentino mío. 
Ahora nosotros estamos bajo el embate de una nueva conquista. Nuestros conquistadores son chetos que se ríen como bobos todo el tiempo, pero en algo se parecen a los conquistadores del pasado: vinieron por todo. Vinieron a instalar una cultura cheta, antiperonista, cool, ja, ja, la mismita que rige en Barrio Norte de Buenos Aires, y también vinieron a llevarse el oro. Lengua no pueden instalar porque son burros y hablan como monitos bebés recién despertados de la siesta. 
En este caso los remeros somos nosotros, que funcionamos bajo amenaza (perder el trabajo o la casa) o porque, según nos dicen, si el barco se hunde, nos hundimos todos. Algunos remeros creen que si los conquistadores llegan al paraíso, ellos también. Otros se sienten parte de la conquista y quieren ayudar a instalar la cultura de Barrio Norte aunque ellos vivan en Villa Las Chapas. Son remeros que se imaginan viviendo codo a codo con los conquistadores, algo imposible y cuestión central de esta nota, como verá, ja, ja. 
Olvidadas las metáforas, sabemos que los conquistadores querían instalar una cultura repleta de gente boludamente feliz, ja, ja, y sin peronismo, ja. Pero por mucho que el conquistador vaya por todo, se lleva lo que puede. Y estos se dieron cuenta a los dos días de iniciada la conquista de que el proyecto de una nueva cultura estaba destinada al fracaso. Que el enemigo había sido fumigado, bombardeado, y que ahí estaba, díscolo pero vivito. También se dieron cuenta de que si insistían iban a lograr que gente que nunca se definió peronista lo haría por odio hacia ellos, hacia la cultura cheta-cool, la de los monitos que ríen siempre, ja, ja.
Así fue que se olvidaron del proyecto épico y se dedicaron a lo obvio: hacer guita, vaciar las arcas, beneficiar familiares y amigos, apoderarse del oro en forma de tierras, empresas. Y destruyeron un país. Lo encerraron en una caja a lo Schrödinger donde no se sabe si está vivo o moribundo. Ahora, ¿destruir un país por la guita, cuando ya tienen guita para vivir cien vidas? No, no, no… ja, ja… No se confunda, querido argentino mío, es algo más. Es al fin de cuentas instalar una idea cultural, otra. ¿Está confundido? Espere y verá, ja, ja.
Para entenderlo hay que tratar de meterse en la cabeza de los ricos. Hay que pensar en lo que ese rico tiene, pero sobre todo en lo que desea. Hay que hacerse la pregunta: ¿cuál es el deseo del que lo tiene todo? ¿Qué puede excitar a un millonario? Yo creo que ese deseo es una especie de desierto, un páramo, una nada. ¿Qué hay una vez bebidos todos los champagnes caros, comprados todos los autos lujosos, viajado a todos los hoteles caretas?
Entonces el conquistador recuerda a su compañero de aventuras, el remero. Primero porque si el conquistador fracasa, puede culpar al remero. Pero sobre todo porque el remero es la medida de probables futuros ya que se puede rebelar, tirar al conquistador al agua, quemar el barco, o simplemente negarse a remar.
Ahí es dónde nace el último deseo del conquistador. El deseo que faltaba. El último placer del millonario. Ese deseo es cortarle el camino de la prosperidad al otro. Si el otro es un colectivo humano, más placer. Si es toda una clase social, mejor. Cortarle el camino al progreso a todo un país debe ser un orgasmo difícil de empardar en la cama.
Los conquistadores tienen una última batalla cultural que dar. No dejar que el remero ocupe su lugar en el mando del barco, no dejar que sea feliz, no dejar que encuentre un paraíso, ni siquiera que pueda buscarlo. El conquistador es capaz de aceptar el naufragio si sabe que el remero también naufraga. Lo dice bien Elías Canetti (citado por Giacomo Marranao): "El tipo paranoico del poderoso puede reconocerse en esos individuos que buscan por todos los medios poner distancia entre ellos y los demás, porque ven en los demás una potencial amenaza a su propio cuerpo".
De ahí la necesidad de destruir el peronismo y los sueños de progreso del obrero, del remero, reme por los motivos que reme. A estos conquistadores les quedan seis meses para darnos esa última lección. Enseñarnos que nosotros debemos remar y nada más. La peor tragedia de los chetos sería que el barco se hunda con ellos adentro (simbólicamente, que vayan en cana) y nosotros nademos hasta la orilla y podamos comenzar de nuevo. Van a hacer todo lo posible para que eso no suceda. Van a quemar el barco, hundirlo, empeñarlo, regalarlo. De hecho, lo están haciendo.

miércoles, 10 de abril de 2019

SE ROBARON TODO (Y CASI NADA)

Vamos a hacer algunas especulaciones (independientemente de que las creamos o no) sobre el crecimiento patrimonial de C. F. K. y alguna comparación posterior, pequeño análisis incluído, con la situación actual del pais:

En 2.003, la ex Presidente acusó en su declaración jurada patrimonial la nada despreciable suma de siete millones de pesos. ($7.028.378)
En 2.011 (año en el que aun no había enajenado casi todas sus posesiones poniéndolas a nombre de sus hijos) declaró tener casi setenta y seis mil millones de pesos y tres millones cien mil dólares. ($75.812.110 mas U$S3.150.624)

Convirtiendo dólares a pesos, el crecimiento total del patrimonio es $209.000.000. Doscientos nueve millones de pesos. 
Crecimiento, mas patrimonio inicial, en números redondos: $216 millones.

Pero, exageremos. Supongamos que ocultó muuuuucho. Muchísimo. Creamos que tiene ¡10 veces mas!
Esto sería dos mil ciento sesenta millones de pesos.
Supongamos que tiene 2.160.000.000.
Recordemos que declaró 216.000.000.

Para que se tenga una idea:
Con ese monto se pueden comprar 3.278 pickups Toyota Hilux entrada de gama. Si se las pone en fila, paragolpes con paragolpes, por Av. de Mayo y luego por Av. Rivadavia, se cortaría en dos, por el lado mas largo, la ciudad de Buenos Aires. Nadie podría cruzar la ciudad de sur a norte. Inclusive habría una yapa que entraría en la provincia de Buenos Aires.

Toyota's en fila, partiendo al medio Bs. As.

Si fuese campo, ese monto se convertiría en 3.033 hectáreas de la zona núcleo, (norte de la Prov. de Bs. As., sur de la Prov. de Sta Fe) las de mas alto rinde para la soja y, por ende, las mas caras.
Esto es ¡¡¡una ciudad de 60 cuadras de largo por 50 de ancho!!! lista para sembrar soja.


Soja ocupando tres mil manzanas urbanas.

Parece muchísimo. Y es muchísimo.
Pero veamos de cuanto es el Presupuesto Nacional de 2.019.
La Nación cuenta para gastar, en 2.019, un total de $3.424.476.200.000.
Tres mil cuatrocientos veinticuatro billones con cuatrocientos setenta y seis mil doscientos millones de pesos.
No vamos a sumar los presupuestos provinciales que, entre todos, suman alrededor de un billón ochocientosmil millones de pesos.
Tampoco sumaremos los quinientosmil millones que suman todos los pptos municipales para 2.019.
Dejemos estas sumas para los kirchneristas cómplices corruptos que hubo en provincias y ciudades.
Pero volvamos al Ppto nacional 2.019.
Tresmilcuatrocientos billones de pesos.
A este Ppto del año 2.019, (teniendo como referencia que los corruptos kirchneristas tuvieron un mandato de 12 años) debemos multiplicarlo por doce.
En cifras exactas: $41.093.714.400.000.
A valores constantes.
Cuarenta y un mil noventa y tres billones con setecientos catorce mil cuatrocientos millones de pesos.

Ahora comparemos:
Habíamos dicho que, exagerando muchísimo, Néstor y Cristina Kirchner habrían robado $2.160.000.000. Dosmil ciento sesenta millones de pesos. (Una superficie en la pampa húmeda, lista para sembrar soja, grande como una ciudad de tres mil manzanas o, al valor del dolar de aquel momento, ¡veinticuatromil bolsos llenos de dólares!, con la misma cantidad, cada uno, que la que tenía el bolso (mas las bolsas "adjuntas") que José López revoleó sobre los tapiales del monasterio trucho.
Esta suma enorme, se ve empequeñecida cuando la comparamos con el Ppto nacional, sumado, de los últimos doce años, que es, recordemos, 41.000 billones de pesos.
Lo, supuestamente, robado por el kirchnerismo, es, apenas, el 0.0053% del presupuesto sumado de los doce años de gobierno Ka.

O sea que:
Por cada 10.000 viviendas que se hicieron, pudieron haberse hecho 10.005.
Por cada 20.000 Kms. de ruta que se hicieron, se hubieran podido hacer 20.010.
Por cada sueldo de $30.000 que el Estado le pagó a sus empleados, le podría haber pagado 15 pesos mas.
Por cada kilómetro de cloacas pudo haber hecho cincuenta centímetros mas.
Insignificante...
Pero, según la mirada, también podría ser significativo. Si los poquitos kilómetros de ruta que no se hicieron a raiz de los robos, dejaron aislado a algun pequeño pueblito, habría que preguntarles que opinan a sus pobladores. Lo mismo con las cloacas. Y con las cinco familias que estaban anotadas y se quedaron sin casa.
Además, todo dinero que se robe del erario público es un daño que, mayoritariamente, es sufrido por las clases baja y media, ya que los gobiernos no hacen countrys privados, no venden yates en cuotas fijas, etc. (Espero no estar dando ideas...)
Cualquiera podrá preguntarse: ¿se puede robar tanto?
La respuesta es sí.
No digo que haya sucedido. Digo que es posible. El poder da un halo de impunidad. Se puede hacer uso de él, o no. Y, cuando alguien se siente impune, en el marco del capitalismo, el primer delito que comete es el delito económico.
Creo, y ojalá seamos mayoría coincidiendo, que cualquier funcionario público al que se le demuestre que robó mientras estuvo en funciones, aunque mas no sea, un chocolatín, tiene que ir preso.
Dicho esto, considero que hay atenuantes a tener en cuenta. No para evitar la cárcel, sí para reducir el tiempo de prisión. Y ejemplifico el que considero el principal de los atenuantes: Si un partido político representa a los sectores mas humildes de la sociedad, mal puede competir, en recursos a utilizarse en las campañas proselitistas, con otro partido apoyado por las grandes empresas, los bancos, etc. Entonces, el político que está en el poder, administrando los dineros públicos, se las ingenia para volcar fondos para la campaña de su partido, para equipararlo con los que reciben el apoyo económico de los ricos. ¿Está bien? Por supuesto que no. Pero la pena que le corresponda deberá ser infinitamente menor que si el robo fue para su bolsillo.
Por supuesto, esta es mi visión. Pero yo no soy juez. Ni abogado. Apenas, periodista especializado en política.

Permítaseme una disgreción: Se le debería asignar, cuanto menos, diez veces mas dinero que ahora, a los partidos políticos para que los destinen a la campaña electoral. Pero no en base a los afiliados ni a los votos. Una suma igual para todos los partidos que lleguen al cupo mínimo.
Obviamente, tendrá que controlarse (y deberá exigirse una minuciosa rendición de cuentas) que ese dinero se destine, en su totalidad, a la campaña. Ni un peso mas, para que todos compitan en igualdad de condiciones. Prohibiendo todo aporte privado, excepto el esfuerzo militante de pintar paredes, volantear, etc. Y ni un peso menos, de modo que ningún dirigente eche a su bolsillo lo que está reservado para la campaña.
Siempre alguien se las va a ingeniar para transgredir la norma pero, si se extreman los controles, los montos que puedan escamotearse, serán pequeños.
Otra arista positiva sería el inevitable crecimiento de los partidos mas pequeños, lo que, indudablemente, le daría mas calidad y representatividad a la democracia ya que, al haber mas opciones, sería mas la gente que se vería identificada con tal o cual idea o postura, no como sucede actualmente, que, mas que elegir, mucha gente se ve obligada a optar, que no es lo mismo.
Ahora bien, si esto es tan bueno, ¿por qué no se implementa?...
Sí. Acertó. Para que se implemente tiene que haber mayoría parlamentaria. Y, ¿quién tiene mayoría parlamentaria? El que gobierna. O el que aspira seriamente a gobernar. Así que... nada de repartir la torta, nada de crecimiento de los partidos chicos, nada de anticapitalismo. Dentro del establishment todo. Fuera del establishment nada. Sigamos con la grieta. Que somos populares, ma non troppo. No sea cosa que crezca la gilada. Es decir: el mismo sistema se fagocita la posibilidad de trasparentar la política.
Fin de la disgreción.

Últimas consideraciones, (y comparaciones):
Desde que asumió la Presidencia de la Nación Mauricio Macri hasta el presente, y haciendo una muy moderada proyección hasta el final de su mandato, cada trabajador, registrado o no, y cada cuentapropista, habrá -habremos- perdido un 40% del poder adquisitivo de sus -nuestros- ingresos.
Estos números no son muy distintos a los que tiene el INDEC que, no olvidemos, dejó de funcionar durante los primeros seis meses de gobierno macrista, justo cuando se produjo uno de los mas salvajes zarpazos dados al bolsillo del laburante vía tarifazos record, aumento de combustibles, quita de subsidios, aumento del dolar y, lógicamente, una inflación que no se detuvo hasta el presente. Y el INDEC guardó esos seis meses en un agujero negro y empezó a medir a posteriori, sin dar dato alguno sobre ese período. Como si no hubiese existido. Para colmo, los dirigentes sindicales corruptos, amenazados con carpetazos y calmados con dinero de las obras sociales de sus sindicatos, reaccionaron muchísimo mas tarde de lo que debían, cuando la enorme pérdida del poder adquisitivo de los trabajadores ya era irreversible. No hubo paritaria alguna en ese lapso ni en meses inmediatos posteriores.
Volvamos a los números.
El salario mínimo, a la fecha, es de $12.500.
El salario promedio, unos $22.000.
Los trabajadores registrados son 12 millones.
Los no registrados, 4 millones y medio.
Y hay 1 millón y medio de cuentapropistas.
Sintetizando:
18 millones de trabajadores.
Salario promedio $22.000.
Pérdida de poder adquisitivo 40%, $8.800.
8.800 x 18 millones= 158.400.000.000.
Cientocincuenta y ocho mil cuatrocientos millones. ¡¡¡Por mes!!!
48 meses=7.603.200.000.000.
Siete billones, seiscientostresmil doscientos millones en los cuatro años de mandato macrista.
No se está contando el desfasaje en el tiempo que produce la inflación. Todos sabemos que el aumento de sueldo llega cuando lo que consumimos ya aumentó. Y esto nunca es contemplado, por lo tanto, se resuelve con tarjetas cuyo interés sufre el consumidor. Ni hablar de la inflación en la canasta básica alimentaria, que es mucho mayor a la de la canasta "completa", y no es tenida en cuenta para el cálculo de aumento de salario a pesar de que media población consume solamente los artículos de esta canasta, o menos aun.
Los mas de 7 billones y medio de pesos mencionados en el párrafo anterior son la mas fabulosa transferencia de riquezas de la historia argentina.
Que quede claro. El dinero está. Sólo cambió de bolsillos. Con este plan de gobierno, ejecutado con total insensibilidad e incomparable desprecio por los pobres y los jubilados, se están beneficiando la Shell (Aranguren) el campo (Caputo y muchos etcéteras) los formadores de precios (Braun de La Anónima, cuarta cadena de supermercados del pais) los que lucran con la salud como Farmacity, (Quintana), etc. Los nombres de funcionarios y ex funcionarios del macrismo beneficiados son pura casualidad. Será también pura casualidad si aumenta la fortuna personal del Presidente luego de que finalize su mandato. Quizás Macri, simplemente, alegue que ha sido un "exitoso empresario", ya que no abogado. Que nadie piense que sus amigos le estarán devolviendo favores.
Y siguiendo con los perjudicados de esta fiesta pornográfica, (el pueblo) hay que apuntar un datito mas. Este gobierno, al decir de sus mas encumbrados funcionarios de economía al año de gestión, recibió el país con un crecimiento moderado del 2% pero, por sobre todo, practicamente desendeudado. Y lo devolverá con todo tipo de deudas a diversos organismos internacionales, en bonos emitidos, en uno de los casos, a ¡¡¡100 años!!!, etc. Y, como la recaudación bajó, debido a que no hay consumo, dado que mas del 95% del pueblo está sufriendo enormes pérdidas en su poder adquisitivo, (esto es de manual) el presupuesto apenas si alcanza para pagar gastos corrientes y poco mas. Por ende, sobreviene el endeudamiento. Y a pesar de ello, hace largo rato que el gobierno nacional paralizó y suspendió la mayoría de las obras. Por lo tanto, el pueblo aporta con sus impuestos para pagarle al Fondo Monetario y no ve ni una obra a cambio. Por el contrario, se desatiende la salud, se recorta en educación, se descuida el CONICET y toda el área de ciencia y técnica, etc. Una auténtica "pesada herencia" que dejará esta gestión.
Pero, volvamos a lo que se llama transferencia de riquezas. Este es el mas cruel y directo de todos los robos que un gobierno le puede hacer a su pueblo.
Técnicamente es transferencia de riquezas. Aunque esto es un eufemismo. Si llamamos a las cosas por su nombre, es un robo. Un saqueo.
Suponiendo que, desde el Presidente de la Nación hasta el último de los funcionarios del PRO-Cambiemos de todo el pais no se encuentre ni uno que haya robado un solo peso, esta gestión se despedirá habiéndole robado "legalmente" a su pueblo trabajador la friolera de 7.603.200.000.000. (Siete billones, seiscientos mil millones de pesos) Muchísimo mas que los dosmil cientosesenta millones que yo calculo, exagerando, pudo haber robado el kirchnerismo en 12 años.
Y ningún macrista irá preso por ese robo. Por ese ataque salvaje al bolsillo de los jubilados que cobran la mínima (que con Macri es mas mínima) y al de los mas humildes, que son varios millones.

Voy a hacer una última cuenta:
La "transferencia de riquezas" en los cuatro años de macrismo, dije que se puede estimar en $7.603.200.000.000.
Si a esta cifra la dividimos por los trabajadores que en total son 18.000.000. nos da: $422.400.
A ver si queda claro. A lo largo de los cuatro años de este gobierno, cada trabajador le habrá regalado a los amigos del Presidente Macri $422.400.
¿Se animan a poner un poquito mas, así cada uno de nosotros le regala un bonito 0Km. a los amigos de Mauricio?

Fiat Mobi. $489.000. Bonito regalo. Si encargamos 18 millones de ellos quizás nos hagan precio.

No queda otra alternativa. Por nosotros. Por nuestros hijos. Por nuestros amores. Por nuestros amigos. Por responsabilidad social. Recordemos aquel viejo acerto: Pienso, luego existo. Y adaptémoslo y utilicémoslo para las elecciones. Por favor. PIENSO, LUEGO VOTO.

domingo, 10 de marzo de 2019

El sombrero y los asteriscos

¿Qué dirá la Historia de nuestro presente? ¿Cómo nos tratará? Ya se sabe que la historia la escriben los que ganan, aunque esto ha ido cambiando porque los perdedores vamos escribiendo otra, a los ponchazos pero historia al fin, donde nuestros muertos no son simple estadística y donde no importa solo el éxito y el dinero.
Es que la historia oficial huele a naftalina, a rancio, a negocio, a virus que idiotiza como en película de marcianos.
Yo era de los que creían que con tantos documentos, fotos y películas, contar la historia dejaría de ser necesaria. Que se iría escribiendo sola. Me equivocaba. El desafío de los historiadores del futuro será escarbar en la superabundancia. No buscar papiros en el desierto sino barrenar en redes, medios, teléfonos. 
Y los historiadores de verdad, los que quieran escribir una historia honesta que incluya la voz de los desterrados, los negros, los muertos de hambre, tendrán que escarbar aún más profundo, porque la certeza de quiénes fuimos estará sepultada en una maraña de posteos, memes, contradicciones, trompitas selfie y mucho ruido de fondo, y además estará deformada por la historia oficial que, como se sabe, es nuestra enemiga.
Como parte del bando de los perdedores que soy, creo que hay que empezar a tomar precauciones desde ahora. Hay que obligar al presente a interpelarlo todo, a seguir adelante como sea, para que cuando algún Fukuyama del Orto declare que la historia se terminó, quede como un boludo a cuerda. También, además de vivirlo, a este presente hay que escribirlo. Dejar testimonio en un paredón, en las redes, escribir libros, poesía, cantar. Yo a esto le agregaría una buena cuota de malos hábitos, como contestar tonterías en las encuestas y hacer un poco de patafísica para distraer a los que nos quieren controlar y vender porquerías, para que cuando andemos necesitando ravioles un genio del marketing nos llame para vendernos sillas.
Si hiciéramos cosas así es probable que la historia se deba contar con más asteriscos y citas el pie que nunca. Cada frase, cada idea, cada muestra de odio, deberá tener su contrapartida para que doña Rosa, que solo mira a Mirtha, y su sobrino Ceo que no lee libros, la entiendan. Los dobles asteriscos quedarán para las cosas excepcionales, como explicar que es la época donde hay gente que dice que la tierra es plana, que las vacunas son malas y que los ricos son buenos pibes. La teoría del derrame va a necesitar un asterisco  grande como la luna.
Y no hay que descartar que los historiadores de verdad tengan que ir a buscar algunas respuestas a los lugares más impensados, como los científicos del siglo XIX que polemizaban sobre la relación entre el tamaño y peso del cerebro y la inteligencia. Entonces pesaron el cerebro de George Cuvier, "el Aristóteles de la biología francesa". Casi dos kilos. Asunto resuelto: más grande, más inteligencia. En el Corazón de las tinieblas Conrad contaba que a los hombres que viajaban a África se les medía la cabeza para ver de qué manera los había afectado la experiencia.
El peso del cerebro de Cuvier les había dado la razón a los que decían que los europeos, los hombres y los nobles eran más inteligentes que los africanos, las mujeres y los siervos. Cuando quisieron seguir con los estudios se dieron cuenta de que no habían conservado el cerebro. Pero había quedado su sombrero. Los tipos más inteligentes del momento se pusieron a medir el sombrero del "Aristóteles", que obviamente lo tenía enorme. Ya estaban festejando cuando se dieron cuenta de que el sombrero estaba estirado, que Cuvier era de gran cabellera y probablemente había sufrido algún tipo de hidrocefalia.
Esta polémica se resolvió muchos años después, cuando vieron que los cerebros de Whitman y Anatole France pesaban poco más de un kilo, casi la mitad que el de Cuvier. Hubo una época en que se había puesto de moda dejar el cerebro a la ciencia para ser estudiado. Y hubo científicos que se desafiaban a ver quién tenía cerebro más grande, algo que sería dirimido luego de sus muertes, obviamente.
Por eso yo no pienso dejar que la historia cuente mi vida como se le dé la gana. Vean lo que le pasó al pobre Trotsky cuando lo agarró Netflix. Además de las precauciones de las que hablé, le voy a dejar mi fortuna a mis historiadores para que me traten como un héroe y que me pongan en la tapa de un libro. Y unos dólares extras para que mi cara aparezca en la reedición centenario de Volver al futuro. También voy a dejar un epitafio al estilo Groucho: "Aquí yace alguien que se dio cuenta tarde, que es mejor que nunca".
Y además dejaré un aviso para publicar en los diarios del futuro: "San Javier Chiabrando, gracias por cumplir todos nuestros deseos. Rezarte fue lo mejor que me pasó en la vida". Desde el más allá se escucharán mis carcajadas.
¿Es tan necesario contar la historia?, me pregunto ahora. Porque si la contamos para no repetir los errores, e igual los repetimos, incluso los empeoramos, por ahí conviene no contarla, dejar que cada uno se haga una idea aproximada, andar a tientas, sin guías, gurúes, religiones, alcahuetes. Vaya uno a saber.
O lo que podríamos hacer es juntar unos mangos entre todos y dejarle un mensaje colectivo a nuestros historiadores: "Queridos historiadores, no se metan con nuestros cerebros si no quieren tener pesadillas, ni con nuestros sombreros, que ya han soportado demasiados garrotazos. Mejor pésennos los corazones para hacerse una ida de quiénes éramos, y si no quieren que volvamos hechos fantasmas a visitarlos cada noche y de paso a saquearles las heladeras".
En fin, ideas sueltas para la posteridad. Y gratis. Hay días en que solo sé que no sé nada y para colmo hoy no encuentro mi sombrero.

domingo, 10 de febrero de 2019

IZQUIERDA ESPAÑOLA, FELPUDO DEL NAZISMO RANCIO.

La izquierda secuestrada

Filed under: Política — Nadir @ 3:23 
Os propongo que leáis el siguiente documento de la Asociación de Mujeres Juristas Themis: Manifiesto sobre líneas de reforma del Código Penal en materias de delitos contra la libertad sexual.
En concreto, el primer punto:
1) En las relaciones sexuales el consentimiento debe ser explícito. Si no hay consentimiento hay delito contra la libertad sexual. Será causa de justificación para la absolución la prueba del consentimiento; en consecuencia, quien tiene la carga de probar el consentimiento es el acusado.
Como tengo en alta estima vuestra competencia intelectual, no pierdo ni un minuto en desarrollar las consecuencias de llevar semejante dislate al Código Penal.
El nombre de la asociación me permite deducir que sólo pueden pertecer a ellas mujeres. Es decir, sus miembras tienen en común el tener coño, y se supone que para ellas esa característica fisiológica tiene relevancia en el estudio del derecho. La idea me resulta tan estúpida y grotesca como si fundasen otra asociación exclusivamente reservada para hombres, una segregación por motivos de sexo incompatible con una sociedad desarrollada. Pero como ya hemos visto, la segregación sexual es la nueva modernidad, la Arabia de los Saud nuestro modelo a seguir.
Pero el sexo es sólo uno de los accidentes somáticos al que fuimos sometidos en el proceso de recombinación de gametos en el momento de la procreación. Yo no me imagino un congreso de matemáticos bajitos, o de odontólogos pelirrojos. Ni siquiera hay nadie tan estúpido como para establecer criterios de segregación en base a características personales tan relevantes como la edad (¿asociación de historiadores cuarentones?) o el estado civil (¿congreso de biotecnología para divorciados?). ¿Por qué? Pues porque se supone que todos esos rasgos que definen a la persona, son irrelevantes en relación al sujeto de estudio. Si el sexo del sujeto es relevante en el estudio del derecho, habrá que cuestionarse por qué no lo van a ser los rasgos raciales. El concepto de derecho de/por/para mujeres es tan aberrante como un derecho de/por/para la raza aria. Simplemente, no es derecho en el sentido moderno del término (igualdad de todos los ciudadanos ante la ley). Si acaso, puede referirse al sistema legal en el Antiguo Régimen, en que la responsabilidad penal varía según el orden social al que pertenezca el acusado y el ofendido.
Por lo tanto, me queda claro que Themis es una asociación de mujeres (como un seminario, pero con el otro sexo). Lo que en modo alguno acepto es que sea de juristas, es decir, jurisconsultas o estudiosas del derecho. En modo alguno. Un grupo de mastuerzas que desconoce la presunción de inocencia como principio del derecho tienen de juristas lo que una reunión de chamanes, exorcistas y homeópatas de congreso de medicina. La presunción de inocencia es una base del derecho moderno desde la Revolución (no la bolchevique, sino la francesa), y cuando es defectuosa se suceden episodios sangrientos de caza de brujas con delaciones, cruces de acusaciones y ajustes de cuentas, como los famosos de Zugarramurdi o Salem. Nos están retrotrayendo al derecho del s.XVII, y ya podían tomar ejemplo y tomar otras fantásticas “innovaciones” propias del Antiguo Régimen y tiempos anteriores como lavar la ropa frotando en la tabla al lado del río, forjar el metal a mazazos en el yunque o desplazarse a pie o en carreta. Cómo me gustaría ver a semejante grupo de asnas arando con yunta de bueyes. Ya que proponen una vuelta a las antiguas instituciones, usos y costumbres (también el de la segregación sexual, en aras de la seguridad del sexo que ellas estiman débil y necesitado de protección especial), hagamos un revival completo. O, mejor dicho, que lo hagan ellas, a ver cómo les luce el pelo. Si quieren un código penal del s.XVII, también la tecnología y la medicina del s.XVII, desestimando los desarrollos que se han hecho desde entonces.
Y claro, alguien que entre en la página de estas zotes que usan el coño para reflexionar sobre derecho, y luego vea a pie de página que está…
… sale corriendo a afiliarse a Vox.
Lo cual sería especialmente estúpido, porque es precisamente la derecha cavernícola la que recoge los méritos de la recua de jurisconsultas y los sublima, tanto en la exaltación identitaria como en el pesebreo al socaire del Estado.
En lo primero ya lo he repetido varias veces: el identitarismo, la concepción de la sociedad no como conjunto de individuos con unos intereses de clase, sino como un conjunto de categorías en las cuales el individuo se diluye, formadas en base a accidentes ajenos a la voluntad de éste como el sexo, los rasgos raciales o el lugar de nacimiento, es la definición del conservadurismo. De nuevo, esta ideología que se nos vende como la última moda, es la reelaboración de la ideología que reaccionaba contra las nuevas corrientes aperturistas del liberalismo decimonónico. El identitarismo no sólo no es nuevo, es que es profundamente reaccionario, por mucho que se ofrezca bajo ropajes renovados.
En cuanto a lo segundo, tenemos la experiencia sobrada de todos los hijos del régimen que promocionaron, copando las canonjías y demás prebendas que el Estado les podía ofrecer o incluso crear ex-profeso. Estas pájaras no han inventado nada que la derecha no haya practicado antes hasta alcanzar la maestría, vividoras que ante su incapacidad de aportar nada útil a la sociedad, piensan gorronear del dinero público mientras puedan, aprovechando la nueva ola de puritanismo victoriano: sea como organizaciones afines, como es el caso, como conferenciantes, o facturando a la administración decenas de miles de eurospor estudios absurdos en el más puro estilo urdangarinesco.
Cuando propongo que la solución a la atonía económica (con evidentes consecuencias sociales) es la creación de una potente industria de propiedad pública o mixta, mi idea se pierde en el vacío sideral. Y no invento nada nuevo, hay ejemplos por todo el mundo, no parece irle del todo mal la fórmula a China. Sin embargo, esto va contra la ortodoxia religiosoeconómica dominante, e incluso es tabú para dirigentes políticos que aún conservan el carnet del PCE. Ahora bien, para apuntarse a la teta de las subvenciones, en eso no hay distingos entre orientaciones políticas, todos se lanzan a chupar.
Que falte dinero en investigación (también en los nuevos presupuestos, tanta fanfarria trayendo al astronauta para esto), pero se riegue con dinero público a grupos de incompetentes y analfabetos afines es bochornoso. Sean las juristas del coño, sea la Asociación para la Defensa de la Nación Española de Abascal, la sociedad no tiene por qué sufragar la propaganda sectaria de los partidos, donde aparcan a sus afines para los que no han encontrado acomodo en el organigrama del Estado. Ya nos hemos dotado de think tanks de calidad y, además, están subfinanciados: se llaman universidades. Que los partidos se paguen sus propias factorías productoras de mierda partidista y, si quieren ser mecenas de algún desocupado que les caiga bien, que los contraten como empleados del hogar y paguen ese salario de su bolsillo, que seguro que entonces no eran tan generosos como con el dinero público (imaginad la estampa de Abascal limpiando la cubertería de la Espe).
Salvo casos muy puntuales en los que esté justificada su contribución al conjunto de la sociedad, propongo dar cerrojazo a TODAS las subvenciones. Que cada organización aprenda a sostenerse económicamente o se vaya al demonio (desde la Iglesia Católica a los medios de comunicación, pasando por un larguísimo etcétera que incluye a engendros como FAES). De hecho, yo restringiría las subvenciones exclusivamente a nuevas empresas en sectores de alto crecimiento (tal y como hace, de nuevo, China, y tampoco parece irle mal con esa medida). Pese a lo que diga la alcaldesa de la “dictadura horrorosa” de Maduro, otra pájara, precisamente hay que deslindar el dominio público del privado. Actividades que deba financiar el Estado, deben ser acometidas por éste, sin enjuagues público-privados en los que es la patita privada la que se lo lleva crudo. Qué pena me da no estar ya empadronado en la Capi para poder darme el gustazo de usar la papeleta de la jueza y su nieto en una visita al excusado.
Pero ¿qué hago yo hablando de subvenciones? Estábamos tratando de rebuznos, de los que piensan con el escroto y ahora las que piensan con el coño. Hay un grupo de deficientes mentales que piensa que si la derecha dice 2+2=5, es muy revolucionario gritar a pleno pulmón ¡-5! Y rodeado de tanto imbécil ya no sé en qué puto agujero esconderme.
Hemos de insistir en que no puede permitirse que se establezca el debate de feminismo sí o feminismo no. El feminismo, como corriente ideológica que busca la superación de la discriminación sexual, aún es necesario; en todo el mundo, e incluso también en nuestra sociedad que, no lo olvidemos, es una de las más igualitarias. La lucha no es ideológica, sino de competencia. De competencia académica, de competencia intelectual, de competencia profesional; reconocer y valorar el trabajo intelectual serio y riguroso y diferenciarlo de los rebuznos y roznidos de personajes (y personajas) con poco cuajo y mucha jeta.
El ejemplo que he puesto ni es feminismo ni nada que se le parezca. Es una pura, simple y llana imbecilidad, y como tal debe ser denunciado. Y el movimiento político que compre esa basura, que no se queje luego de tener unos resultados de mierda. La coprofagia política sólo parece funcionarle a la derechona (y aún así, habrá que ver cómo retribuyen los ciudadanos al presidente más inepto y sinvergüenza que ha tenido el Partido Popular, que ya es decir), aunque miedo me da el surgimiento de la izquierda alternativa y magufa y sus descomunales tragaderas para deglutir residuos intelectuales.
Por ir cerrando esta entrada. El identitarismo, una ideología que tiene su lugar natural en la derecha, está secuestrando a la izquierda oficial y fagocitando su discurso. Aunque hubiera un dirigente político con dos dedos de frente para percatarse del peligro de alimentar un monstruo que amenaza con devorar a toda la izquierda, tiene que seguir con el juego de las identidades para no ver sesgada de un tajo su carrera política (y de qué va a vivir si no).
Y ya en el orden especulativo, me pregunto a qué se deberá este resurgir identitario. En parte sabemos que forma parte de una estrategia del capital por desarbolar a la izquierda revolucionaria, que ha depuesto un discurso riguroso que cuestionaba los mismos cimientos del poder para adoptar la forma de un espantajo ridículo y grotesco, que sólo convence a los adoctrinados y suscita el rechazo del resto de la ciudadanía. ¿Cómo vamos a perder elecciones si llenábamos las calles?
Pero la teoría de la conspiración no es ni mucho menos toda la explicación, el poder y los medios sólo nos están dando más soga en la que ahorcarnos, pero el lazo nos lo ponemos al cuello solitos. Me atrevo a aventurar que el identitarismo es la respuesta del individuo que se ve a la deriva en el mundo moderno, debilitados o rotos los tradicionales lazos de solidaridad con la familia, los amigos, los vecinos o los compañeros de trabajo. La aterradora insignificancia del individuo aislado busca cobijo en el grupo, adoptando las ideologías que sacian y se aprovechan de ese impulso tribal, gregario propio de tantas especies animales, para tener la ilusión de formar parte de algo más grande, trascendente: la comunidad de creyentes, la patria, la raza, el club de fútbol o, ahora, la adscripción sexual.
En la historia ha sido ensayado con éxito hasta el hartazgo: el discurso identitario funciona. La ideología de grupo rema a favor de la corriente en nuestra naturaleza, somos genéticamente tribales (ese gen debe ser recesivo en mi ADN, con otros cuantos como el de la sumisión a la jerarquía).
Lo difícil y, por lo tanto, lo evolucionado es lo contrario, repudiar los determinismos construidos en base a rasgos que nos son impuestos al nacer y generar una personalidad compleja que los supere, y una sociedad definida como una comunidad de estos individuos que interaccionan como tales, no como bloques o categorías (tribus, clanes o sectas).
Porque a nadie se le debería escapar: la reafirmación identitaria de un grupo genera como reacción la reafirmación identitaria del grupo descrito por aquélla como antagónico. Y no he leído aún a nadie que prevenga al respecto; cuando mueves pieza debes saber la cascada de reacciones que producirá ese movimiento. Si es que sabes jugar, si sabes de qué va el juego. Debe ser que no cobran lo suficiente, en el think tank de turno.

martes, 27 de noviembre de 2018

ARA SAN JUAN: las macabras mentiras y negocios petrolíferos del Gobierno con la compañía inglesa Ocean Infinity

ARA San Juan, EEUU, Gobierno, Ocean Infinity, servicios petroleros, investigaciones clandestinas, compañía inglesa Swire, Saebed Constructor, La Haya, CPA, Corte Permanente de Arbitraje, Royal Dutch Shell
Como una última injuria a los 44 tripulantes desaparecidos con el submarino ARA San Juan, su búsqueda estuvo llena de engaños a la opinión pública, contando con la complicidad de los medios afines al Gobierno. Que ocultaron que Ocean Infinity es una compañía inglesa con filial en EEUU. Que el Seabed Constructor es un buque de exploración y servicios petroleros, que fue expulsado de Islandia por efectuar  investigaciones clandestinas disfrazadas de rescate. Que su propietario es la compañía inglesa Swire. Que el Gobierno llamó a licitación para exploraciones petroleras, en áreas que el Saebed Constructor estaba barriendo furtivamente sin conexión satelital, y perdiendo el tiempo, en lugar de ir directamente al lugar del siniestro. Donde sospechosamente en el último día de búsqueda lo encontró, al cumplirse el aniversario de su desaparición. Habiéndose sometido la jurisdicción de dichas exploraciones a la CPA (Corte Permanente de Arbitraje) de La Haya, donde está la sede de la compañía angloholandesa Royal Dutch Shell.
Por Javier Llorens – 21-11-2018
Los grandes diarios informaron a mansalva que era estadounidense la compañía Ocean Infinity, que el Gobierno contrató en agosto pasado, para que efectuara la búsqueda del desaparecido submarino ARA San Juan. No obstante una simple consulta en la web revela que Ocean Infinity Seabed Intelligence (Océano Infinito Inteligencia del Mar profundo) es inglesa, con domicilio en Grosvenor Street 6, Londres. Con filial en la city petrolera de Houston, EEUU, en Broadfield Boulevard 1.400, con quien el Gobierno firmó el contrato tratando de disimular.ARA San Juan, EEUU, Gobierno, Ocean Infinity, servicios petroleros, investigaciones clandestinas, compañía inglesa Swire, Saebed Constructor, La Haya, CPA, Corte Permanente de Arbitraje, Royal Dutch Shell
También ocultaron que Ocean Infinity está dedicada a relevamientos y encuestas hidrográficas, e inspección y construcción de tuberías petroleras. Ofreciendo un “completo sistema de exploración de los fondos marinos que permite realizar múltiples tareasNuestra amplia gama de sistemas y equipos a bordo permite inspeccionar, reparar o recuperar los descubrimientos realizados durante un levantamiento… Nuestro enfoque incrementa dramáticamente la productividad y reduce el tiempo de inactividad, ahorrando tiempo y dinero a los clientes con nuestra embarcación multiusos ‘ventanilla única’”
ARA San Juan, EEUU, Gobierno, Ocean Infinity, servicios petroleros, investigaciones clandestinas, compañía inglesa Swire, Saebed Constructor, La Haya, CPA, Corte Permanente de Arbitraje, Royal Dutch Shell
https://oceaninfinity.com/
En su portal la compañía destaca que Joshua Broussard es su Director Técnico, quién “tiene más de 10 años de experiencia en la gestión de proyectos de ingeniería en tierra y en alta mar para las principales compañías de petróleo y gas marinas.  Su carrera temprana le proporcionó experiencia como técnico de automatización y controles, trabajando en instalaciones en tierra y en alta mar. Ha desempeñado funciones de liderazgo en proyectos para el desarrollo de sistemas de remediación ambiental no tripulados, sistemas ROV, sistemas de comunicación distribuidos e instalaciones de equipos robóticos.”
A su vez la propietaria del buque Seabed Constructor es la tradicional compañía inglesa Swire, que tiene un siglo y medio de existencia. La que con motivo de las explotaciones de hidrocarburos offshore que comenzaron en la década del ’70, tras la decuplicación del precio del petróleo por el embargo petrolero árabe motivado por la guerra de Yom Kippur, se dedicó a la “prestación de servicios de apoyo en alta mar a la industria internacional del petróleo y gas… Incluidas la exploración, perforación y producción, tendido de tuberías, construcción submarina y movimientos de plataformas”.
ARA San Juan, EEUU, Gobierno, Ocean Infinity, servicios petroleros, investigaciones clandestinas, compañía inglesa Swire, Saebed Constructor, La Haya, CPA, Corte Permanente de Arbitraje, Royal Dutch Shell
https://www.swire.com/en/businesses/marine_services.php

Las exploraciones furtivas del Seabed Constructor

Por su parte el buque Seabed Constructor, o Constructor en el fondo del Mar, como su nombre en inglés lo indica, está dedicado esencialmente a la actividad petrolera offshore. Y tiene bandera noruega porque en los papeles pertenece a Swire Seabed, la filial noruega del grupo Swire. Enfatizando así está con su nombre, que el objeto de su actividad es el fondo del mar costa afuera.
En diciembre de 2016, al recibir el Seabed Constructor, que antes se llamaba Olympic Athene, Arvid Pettersen, el CEO de Swire Seabed dijo: “La decisión de invertir en este barco submarino de alta calidad es parte de la estrategia de crecimiento a largo plazo de Swire Seabed. Nuestro contrato con Ocean Infinity permite a la compañía establecer un departamento de relevamientos [de fondos submarinos] que puede procesar y presentar grandes cantidades de datos de alta calidad a nuestros clientes”.
El Seabed Constructor se unió así a la flota submarina de Swire Seabed, integrada por el Seabed Worker (Trabajador Fondo Marino),  el Seabed Supporter (Apoyador Fondo Marino), y Seabed Prince (Principe Fondo Marino). Diseñados para realizar una gama de trabajos de construcción ligera, IMR (Inspección, Mantenimiento y Reparación) y topografía tanto en el sector de petróleo y gas como en los renovables. En esa oportunidad Pettersen aseguró que su nuevo barco trabajará en operaciones globales de AUV (Autonomous Underwater Vehicles – Vehículos Submarinos Autónomos) como parte de un contrato de seis años con Ocean Infinity.
Por su parte los grandes medios argentinos, no solo ocultaron que el Seabed Constructor es un buque de investigación y operación petrolera, sino además que había sido expulsado escandalosamente de Islandia a principios del 2017, por la sospecha de estar haciendo una exploración clandestina, por encargo de la ignota compañía inglesa Advanced Marine Services. Encubierta como una operación de rescate de un buque mercante alemán, hundido durante la Segunda Guerra Mundial. El SS Minden, no obstante que según su manifiesto de carga no transportaba nada de valor.
Las maniobras realizadas por el Seabed Constructor con esa excusa, navegando en círculo dentro del mar territorial islandés, llamaron la atención de la Guardia Costera de ese país, que envío uno de sus buques y un helicóptero para interceptarlo. Y ante las respuestas contradictorias dadas por parte de su tripulación, la Guardia Costera le requirió que regresara inmediatamente al puerto de Reikiavik. Donde a la par que interrogó a su tripulación, procedió a investigar sus registros y equipos.
Seguidamente, ante la sospecha que el Saebed Constructor estaba involucrado en investigaciones marinas ilegales y no autorizadas en aguas islandesas, le ordenó retirarse del mar territorial de Islandia. Este antecedente, como se verá más adelante, aportaría la explicación de porqué extrañamente el Saebed  Constructor tras hallar al ARA San Juan, en lugar de regresar triunfalmente a un puerto argentino, emprendió un veloz rumbo hacia Sudáfrica.
No obstante a principios de agosto pasado, tras idas y vueltas que duraron más de seis meses, el Gobierno contrató a la compañía Ocean Infinity y al Seabed Constructor, para buscar al submarino ARA San Juan. Con la cláusula de “éxito” “no cure, no pay”, por la que convino pagar 7,5 millones de dólares, solo en el caso de que el ARA San Juan fuera encontrado.
El Seabed Constructor, está equipado con media docena de vehículos submarinos no tripulados. De la clase AUV, enteramente autónomos, los que tras cumplir su periplo, vuelven a un lugar prefijado para entregar la información recogida. Y de la clase ROV (Remotely Operated Vehicles) que a través de cables son guiados por un operador, y están equipados con luces, cámaras, sonar, y un brazo articulado. Llevando además todos ellos, un sofisticado instrumental, como magnetómetros gravímetros y ecosondas, a los efectos de explorar el subsuelo de las profundidades marinas. Razón por la que Ocean Infinity publicita que sus embarcaciones son “multiuso”, de “ventanilla única”.
La otra oferta en competencia, perteneciente a la firma venezolana SEA Sistemas Electrónicos Acuáticos, en sociedad con  la empresa canadiense Ccean Floor Geophysics, fue desestimada por estar condicionada a distintos eventos, que no permitían calcular su precio final. Y además previamente había sido anulada la preadjudicación a favor de la firma española Igeotest Geociencias y Exploraciones, del argentino Marcelo Devincenzi. Que había ofertado 3,8 millones de dólares, y preveía operar su ROV desde un buque de la Armada Argentina, pero recibió una virulenta campaña en su contra por parte de la gran prensa, como para abrirle camino a Ocean Infinity y el Seabed Constructor.

Tras la desaparición del ARA San Juan aparece el petróleo

Al mes siguiente de la desaparición del ARA San Juan ocurrida el 15 de noviembre, el 13 de diciembre, al festejarse el día del petróleo, el ex ministro de Energía y Minería y ex CEO de Shell, Juan José Aranguren, en el almuerzo organizado por el IAPG (Instituto Argentino del Petróleo) controlado por la megapetroleras, anuncio:
“Tenemos una de las áreas del mundo menos exploradas del mundo que es nuestra plataforma continental, por lo tanto hoy estamos informando que lanzaremos la Ronda 1 del Plan de Exploración offshore para julio del año próximo. Esta primera ronda va a incluir una vasta región de la Plataforma Austral Norte (5.000 km2); la Cuenca Malvinas Oeste (90.000km2) y la Cuenca Argentina Norte (130.000 km2)”.
ARA San Juan, EEUU, Gobierno, Ocean Infinity, servicios petroleros, investigaciones clandestinas, compañía inglesa Swire, Saebed Constructor, La Haya, CPA, Corte Permanente de Arbitraje, Royal Dutch Shell
https://www.argentina.gob.ar/noticias/aranguren-anuncio-la-ronda-1-de-exploracion-petrolera-costa-afuera
Al respecto el comunicado del ministerio afirmaba: “La Costa Afuera argentina es uno de los espacios más extensos y menos explorados con potencial de recursos hidrocarburíferos a nivel global, configurando una oportunidad única para la atracción de inversiones al país, y uno de los proyectos más importantes que tiene la Argentina para extender el horizonte de las reservas de gas y petróleo. Los bloques incluidos en la Ronda 1 están ubicados en las áreas ubicadas en la Cuenca Austral, Malvinas Oeste y el sector norte de la Cuenca Argentina (ver mapa).
“Se espera recibir las ofertas en el mes de noviembre de 2018 para adjudicar los Permisos Exploratorios a finales del mismo año. El ministro destacó también que “esta primera etapa será seguida en el año 2019 por una segunda Ronda, en la cual incorporaremos la Cuenca Argentina Sur que cuenta con un área aproximada de 120.000 km2”.
Respecto estos anuncios resulta notable la coincidencia del área de búsqueda del submarino San Juan, con las áreas de exploración petrolera a licitar. Tal como se puede apreciar en el siguiente mapa, confeccionado por uno de los expertos dedicados a analizar el siniestro del ARA San Juan. Correspondiendo ambas áreas, la de búsqueda del ARA San Juan y la de exploración petrolera, a una gran extensión marítima que va desde Mar del Plata hasta Caleta Olivia, ciudad donde está radicada la causa por la desaparición del ARA San Juan.ARA San Juan, EEUU, Gobierno, Ocean Infinity, servicios petroleros, investigaciones clandestinas, compañía inglesa Swire, Saebed Constructor, La Haya, CPA, Corte Permanente de Arbitraje, Royal Dutch Shell
Las áreas petrolíferas coincidentes con la de la búsqueda del ARA San Juan, están divididas en el área Argentina Norte, Malvinas Oeste, y Argentina Sur, y se encuentran ubicadas en el borde de la plataforma marítima argentina, en cuyo abismo se hundió el ARA San Juan. Correspondiendo precisamente la última de esas áreas, al lugar del siniestro de este, conforme se puede apreciar en la imagen de la portada.
Por su parte la ronda licitatoria 1 que actualmente se ha convocado a concurso, correspondiente al Area Argentina Norte, llega hasta las coordenadas 42 º y 57º como se puede ver en la siguiente imagen, extendiéndose hasta cerca de la ubicación en que se encontró al ARA San Juan, en las coordenadas 46 º y 60º.ARA San Juan, EEUU, Gobierno, Ocean Infinity, servicios petroleros, investigaciones clandestinas, compañía inglesa Swire, Saebed Constructor, La Haya, CPA, Corte Permanente de Arbitraje, Royal Dutch Shell

El Gobierno valorizó la información privilegiada obtenida por el Seabed Constructor

El Seabed Constructor comenzó su tarea de búsqueda del ARA San Juan a principios de septiembre, contando para ello con un plazo mínimo de 60 días. Y al respecto el periodista de CLARIN Daniel Santoro, el mismo día que en se conoció el hallazgo del ARA San Juan, planteo una serie de inquietantes interrogantes, en la nota con su firma “Submarino ARA San Juan: dudas sobre el derrotero que hizo el Seabed para buscarlo – Dejó para lo último una pista encontrada por un buque chileno. Y terminó su trabajo en la zona recomendada por Estados Unidos y Gran Bretaña” (16-11-18).
Santoro dice en su nota: “Más allá del hallazgo, la forma en que se buscó abre una serie de interrogantes que se preguntan los expertos submarinistas: ¿Por qué los observadores de la Armada y de los familiares embarcados en el Seabed no tenían acceso al cuarto de procesamiento ni a las imágenes crudas que mandaban los minisubmarinos? ¿Por qué el Seabed empezó su primera etapa de la búsqueda, que duró dos meses, con las áreas no prioritarias fijadas en el operativo internacional?”
“¿Por qué se buscó recién ahora en la zona que la Armada ya había indicado en noviembre de 2017 como la más probable para encontrarlo? ¿Por qué se mandaron medios a zonas de las que se sabía que, por estudios de cinemática, era imposible que el San Juan estuviera? ¿Por qué se tomaron los indicios de supuestos ruidos de golpes en el casco como válidos o probables cuando toda la evidencia técnica sustentaba sus descartes como puntos de contacto? Según el contrato, ¿la empresa Ocean Infity podrá hacer uso de toda la información estratégica del lecho marino argentino que juntó en estos días? Y la última duda: ¿se esperó buscar en esta área para llegar cerca de la fecha del primer aniversario y así tener más impacto?”
“Una de las respuestas… es que el 6 de noviembre el Gobierno lanzó una licitación para la búsqueda de petróleo y gas en el mar argentino y hay 20 multinacionales interesadas. Algunas de las áreas a licitar coinciden con las áreas rastreadas para buscar el San Juan.”
Stripteasedelpoder trato de averiguar concretamente que áreas habían sido barridas por el Seabed Constructor en su búsqueda del ARA San Juan. Solicitando para ello al sitio de información marítima Vessel Finder (Buscador de Buques) los trayectos efectuados por el Seabed Constructor entre el 1 de septiembre y el 16 de noviembre de este año.
Y vía mail, con la firma de Alexander Tonev, obtuvo la inusitada respuesta de que no existían registros de los trayectos del Seabed Constructor durante ese interregno, como se puede apreciar en el siguiente facsímil. Planteando así el hecho de qué, como un macabro cazador furtivo de información geológica marítima, el Seabed Constructor se habría desplazado durante esas  operaciones, sin conexión satelital, para no dejar rastro alguno de su tortuoso operar.ARA San Juan, EEUU, Gobierno, Ocean Infinity, servicios petroleros, investigaciones clandestinas, compañía inglesa Swire, Saebed Constructor, La Haya, CPA, Corte Permanente de Arbitraje, Royal Dutch Shell
Lo que Santoro evitó enteramente profundizar es que si el Seabed Constructor obtuvo información geológica furtiva, de esa manera artera y macabra, ella extrañamente fue valorizada por el mismo Gobierno Nacional. Con el decreto que el presidente Mauricio Macri firmó el 1 de octubre del corriente (872/18), al mes del inicio de las operaciones por parte del Seabed Constructor. Instruyendo a la secretaria de Energía a que llamara a Concurso Público Internacional para la adjudicación de las áreas integrantes del Area Argentina Norte .ARA San Juan, EEUU, Gobierno, Ocean Infinity, servicios petroleros, investigaciones clandestinas, compañía inglesa Swire, Saebed Constructor, La Haya, CPA, Corte Permanente de Arbitraje, Royal Dutch Shell
Por su parte el secretario de Energía Javier Iguacel, doce días antes de que se anunciara el hallazgo del ARA San Juan, ratificó esa sorpresiva valorización gubernamental de la información furtiva que en forma macabra habría obtenido el Seabed Constructor, con el dictado de una resolución convocando a dicho concurso (65/18).ARA San Juan, EEUU, Gobierno, Ocean Infinity, servicios petroleros, investigaciones clandestinas, compañía inglesa Swire, Saebed Constructor, La Haya, CPA, Corte Permanente de Arbitraje, Royal Dutch Shell

La huida del Seabed Constructor hacia Sudáfrica y la confusión de la prensa

Otra notable evidencia de la mala fe y el macabro accionar de Ocean Infinity y su buque Seabed Constructor, para obtener información geológica furtiva y lucro económico colateral con su venta, contando para ello con la complicidad objetiva del Gobierno, consiste en el hecho de que inusitadamente, en lugar de regresar triunfalmente a Argentina, para desembarcar a los miembros de la Armada y los familiares de las víctimas y florearse de su éxito, emprendió una rauda huida hacia Ciudad del Cabo en Sudáfrica, desde donde había venido.
Puerto desde donde se reembarcara a la tripulación argentina hacia nuestro país, por vía aérea. Prometiendo además entregar 67 mil imágenes capturadas sobre los restos del submarino ARA San Juan. Cuando no le habría demandado más de medio día de navegación acercarse a la costa argentina para desembarcar a los argentinos, reabastecerse, y entregar dicha documentación a la jueza federal con sede en Caleta Olivia, Marta Yáñez, actuante en el siniestro.
Pero no lo hizo, seguramente invadido por el sano temor, a raíz de lo sucedido en Islandia, que ella u otro juez ordenara una requisa del buque, para incautar toda la información obtenida durante el periplo de búsqueda del ARA San Juan. Y para evitar ello, habría demandado los servicios de un buque tanquero para poder repostar combustible en alta mar, y emprender la huida hacia Ciudad del Cabo.
Esta actitud opaca por parte del Seabed Constructor, se vio completada con la confusa y contradictoria cobertura que hizo la gran prensa argentina del acontecimiento del hallazgo del ARA San Juan. Como para aturdir a la opinión pública, pese el autobombo que hace, asegurando que suministra información verificada por un editor responsable, que más bien parece responsable de fake news.
Como el caso de CLARIN, cuyos detalles respecto el hallazgo dependían del cronista que lo tratara. Brindando así sucesivas versiones altamente contradictorias, de que el Seabed Constructor había omitido revisar el punto del hallazgo. Que cuando ya estaba rumbo hacia Sudáfrica reviso la cartografía, y tuvo que regresar para verificarlo. Que no, que lo había dejado para el final, porque se trataba de un área dificultosa, habiendo comenzado por las más fáciles.
Que el lugar del hallazgo se trataba de un punto “C” altamente probable, que había sido señalado por el sonar de alta performance del buque chileno “Cabo de Hornos”, dando cuenta de la existencia de un objeto de 60 metros, del largo del submarino. Que no, que era un punto “b”, siendo lo más probable que fueran formaciones rocosas.
Que era el lugar donde se habían detectado golpes en el casco. Que no, que era el lugar más probable, por haber sido señalado por la CTBTO (Organización del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares) que había registrado una “anomalía hidroacústica”,  consistente en una potente explosión-implosión.
Llegando el cronista de florida verba Nicolás Wiñazki, a la cumbre de la improvisación y desconocimiento del tema, al señalar que esa anomalía había sido detectada por “un organismo internacional encargado de la seguridad de los submarinos que surcan furtivos los mares del mundo” (“Un año de misterios, errores, adivinos y conspiraciones”,18/11/18)
A todo esto se sumó el extraño anticipo que se le escapó al presidente Macri, al expresar el 16 de noviembre en el acto de conmemoración del aniversario de la desaparición del ARA San Juan, un día previo a su hallazgo: quiero decirles que tengo la profunda esperanza, que esta bandera, en días, pronto será plantada en el mar argentino, en el recuerdo de nuestros 44 tripulantes, que quedarán en la memoria y en el corazón de todos los argentinos para siempre.”
Lo que hizo sospechar a familiares de los marinos desaparecidos, que todo estaba previsto y guionado. Lo cual también lo revela la frase que lanzó el abogado Luis Tagliapietra, padre de unos de los marinos desaparecidos, al dar a conocer el hallazgo: “¡Los encontramos. Como en una historia de película cuando ya parecía todo terminado!”
https://www.lanacion.com.ar/2195140-un-jefe-naval-le-anticipo-jueza-yanez
Habiendo existido previamente, amplio márgenes de tiempo y espacio, como para que el Seabed Constructor efectuara una pre exploración petrolera. Cuyos datos adquirieron un alto valor venal, que se puede estimar en cientos de millones de dólares, y geopolítico, con el paralelo llamada a concurso de exploración convocado por el Gobierno.
Así el Seabed Constructor no cobrará por “ventanilla única” por sus servicios, como dice su propaganda, sino que lo hará a través de dos ventanillas. La del Gobierno,  y la de los mega intereses existentes en torno la explotación del petróleo. Haciendo un altamente lucrativo negocio, con la complicidad del Gobierno, a costa de los 44 marinos fallecidos del ARA San Juan, y la tremenda angustia y desazón de sus familiares.

Todo se cuece en La Haya, sede de la Royal Dutch Shell, para todo el mundo

La resolución del secretario de Energía Iguacel llamando a  concurso para la explotación de las áreas en cuestión, donde yacen los tripulantes del ARA San Juan, prevé la no intervención de la justicia argentina en el caso de conflictos con el contratista, si el monto de este supera los 20 millones de dólares, que son monedas en el mundo del petróleo.
Consagra así para esos territorios marítimos argentinos donde se produjo la tragedia del ARA San Juan, la extraterritorialidad y prorroga de jurisdicción a favor de tribunales arbitrales internacionales. Con sede en un Estado que sea parte en la Convención sobre el Reconocimiento y Ejecución de las Sentencias Arbitrales Extranjeras.
Esa Convención de la ONU, conocida como CNUDMI, fue firmada por Argentina y otros 23 países en el año 1958. Pero luego se agregaron a ella otros numerosos países, entre ellos las dos potencias petroleras de EEUU y el Reino Unido, siendo actualmente 159. Los que en esencia se obligan a reconocer y ejecutar en sus países, cualquier sentencia arbitral que recaiga contra países miembros de la convención.
Resultando así algo mucho más peligroso que el CIADI (Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones) del Banco Mundial, que ha deparado amargas experiencias a Argentina. Al establecer una especie de justicia universal, como la que se intentó aplicar con el embargo a la fragata Libertad en el puerto africano de Ghana, para ejecutar una sentencia que había dictado el juez estadounidense Thomas Griesa en Nueva York. Lo cual fue anulado por el Tribunal Internacional del Derecho del Mar, con sede en Hamburgo, por considerar que se trataba de un buque de uso militar que podría derivar en un casus belli.
No obstante esa dura experiencia reciente, el actual Gobierno insiste en adherirse a esa justicia universal, mediante la intervención de tres árbitros, cuyo fallo será inapelable. Dos de ellos nombrados por las partes, y el tercero en caso de controversia  -junto con otros asuntos- por el Secretario  General la Corte Permanente de Arbitraje (CPA) con sede en La Haya. Lo que en definitiva supone entregarse en manos del diplomático holandés Hugo Hans Siblesz, quien se desempeña actualmente en ese cargo, el que es inveteradamente cubierto por un ciudadano holandés.
La Haya es la sede del gobierno holandés, pero no su capital. Y actualmente desde el 2005, es también la sede y residencia fiscal de la legendaria petrolera angloholandesa Royal Ducth Shell PLC, que tiene su domicilio social en Londres, en cuya Bolsa cotizan principalmente sus acciones.
Tanto el Reino Unido, como Holanda, Dinamarca, y Noruega, le deben su actual bienestar, que está en los niveles más altos del mundo, a la explotación del gas y petróleo en el Mar del Norte. Por ello se puede decir que son países que apestan a petróleo, aunque traten  de disimularlo. El que actualmente está en vías de declinación, y por ello buscan fuentes alternativas de cualquier manera. Existiendo además un importante equipamiento ocioso, como da cuenta el Seabed Constructor.
Siendo esta la única explicación de la obstinación del Reino Unido respecto las Malvinas, máxime ante la posibilidad actual de que Escocia, que detenta la jurisdicción sobre el petróleo, se escinda del Reino Unido, con motivo del Brexit. Con la excusa de defender la autodeterminación de 1.500 isleños, no obstante haber hecho todo lo contrario en el archipiélago de Chagos, expulsando a  su población nativa.
Y también es la explicación de la macabra conducta de Ocean Infinity y el Seabed Constructor, contando con la complicidad del Gobierno, que explotaron la tragedia de los 44 tripulantes del ARA San Juan, para hacerse furtivamente dueños de la valiosa información geológica del subsuelo donde estos yacen.-
Fuente: