viernes, 10 de julio de 2015

A SILVANA, MI COMPAÑERA, A QUIEN QUIERO TANTO

Ni pregunto como encontraste
mis mapas perdidos.
Sabías que existían,
ni sabía que los perdí.
Estremecerme hasta el paroxismo
por el roce de tu piel
de olor y color canela
no hace mas que traficar de
tocarte aunque no te toque, aunque no me toques.
Perfume de la incógnita esperada
es la llamada diaria
que molesta y tranquiliza.
¿Donde aprendiste este modo?
¿Donde lo aprendiste para que tus ojos
me embrujaran?
Y como me gusta tu embrujo.
Mañana voy a resistirme.
Espero no lograrlo.



3 comentarios:

nilda dijo...

que hermoso!
es dificil escribirle a lo que està. En general uno menta lo que falta.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Muy elocuente.

JLO dijo...

muy bueno la verdad.... significa que estás bien y entonces me alegro.... salu2 master....