martes, 31 de julio de 2012

LA IGLESIA VENDIA INDULGENCIAS,LOS LABORATORIOS ,UNA MUERTE MEDICADA.


La ciencia se equivoca y ejemplos hay miles:
¿Y SI TODO LO QUE SABEMOS DEL SIDA NO FUESE CORRECTO?
Hasta 1973, en Estados Unidos, la homosexualidad se consideraba una enfermedad crónica, pero tratable con fármacos inhibidores sexuales, hormonas y psicoanálisis (lo que se conocía como “triterapia” ¿les suena?).
¿Quién recuerda que nos enseñaban que sólo había 9 planetas en el sistema solar? Craso error de la ciencia.
Antes de descifrar el genoma humano (de 30 mil genes), era un dogma científico hablar de que en el cuerpo humano habían más de 100 mil, a partir de las suposiciones del Dr. Walter Gibert.
Enfermedades toxico-nutricionales como el escorbuto y el beri-beri se pensaban que eran causadas por virus.
Pero a pesar de más de 30 años de SIDA, la ciencia sigue obstinada en atrapar a un virus tan errático, que a pesar de millonarias investigaciones, no tenemos ni vacunas ni curas, y mucho menos, un consenso científico en torno a él.
Sólo tenemos una “terapia” con efectos secundarios tan devastadores, que la muerte por intoxicación crónica debido a su consumo se considera muerte por SIDA de todos modos. 
Y los medios de comunicación rara vez hablan de que hay miles de seropositivos que nunca han tomado nada y siguen vivos, incluso 20 años después de ser diagnosticados.
Pero ningún sector social se atreve a desafiar el dogma, principalmente porque la sociedad ha perdido el pensamiento crítico y el espíritu escéptico, debido al miedo.
En la Cuarta Conferencia Internacional sobre VIH/SIDA que se desarrolló este mes de julio en Sydney, Australia, la ortodoxia científica (corriente hegemónica) señaló que “el mundo está perdiendo la batalla contra el SIDA” y que las políticas de prevención del VIH son un “fracaso vergonzoso”. Sin embargo, esto que puede ser leído como una derrota, para la disidencia del VIH/SIDA es un reconocimiento importantísimo frente a sus demandas de un replanteamiento científico del SIDA. Esto porque, pese a 30 años de SIDA, largos estudios y multimillonarias donaciones para la investigación, sólo tenemos algunos fármacos altamente tóxicos que se venden en el mercado a precios imposibles para el ciudadano común, y que de todos modos no curan nada.

1. ORIGEN DEL POSTULADO CLÁSICO (ORTODOXO)
El planteamiento ortodoxo (actualmente el mayoritario) se originó a partir de los estudios de Luc Montagnier (francés) en 1984, quien aisló cierto material genético de algunos pacientes: proteínas celulares, la mayoría citoesqueletales, con actividades encimáticas que realizan la duplicación y transcripción de los ADN y de los ARN, presentes en cultivos de células anormales sometidas a unas condiciones excepcionales que jamás pueden darse en el cuerpo humano. Posteriormente, le envío sus papers a su colega Robert Gallo en Estados Unidos.
A pesar de que Luc Montagnier NUNCA dijo que la actividad de transcriptasa inversa que había descubierto era la causa del SIDA (ni siquiera pudo purificar el retrovirus y así lo afirmo en 1997), Robert Gallo contravino a su colega y, citando a una conferencia de prensa, señaló que había descubierto el “virus que causaba el SIDA”: VLTH-III (posteriormente VIH).
Como el virus nunca fue aislado, a fin de suavizar las contradicciones que aparecían entre los distintos modelos de VIH propuestos por diferentes grupos de estudio, se ideó la supuesta enorme capacidad que tiene el VIH para mutar.
La tesis emprendida a partir de estos estudios es la más difundida, gracias al aporte financiero de los grandes laboratorios involucrados en la industria del SIDA, como Roche y Abbott, que entregaron y entregan recursos a éstos investigadores. Además hay otros capitales que provienen de instancias asociadas como el Fondo Global de Lucha contra el SIDA. Por esto, no haremos una mayor explicación de dicha teoría acá, puesto que está ampliamente difundida en la literatura y actualmente se considera el canon. Pero en resumen, la ortodoxia plantea que:
SI SOS VIH POSITIVO Y TENES CUALQUIERA DE LAS 32 ENFERMEDADES DEFINITORIAS ó EL CONTEO DE CELULAS TCD4 BAJO 200  = TENES SIDA.
SI SOS VIH NEGATIVO Y TENES CUALQUIERA DE LAS 32 ENFERMEDADES DEFINITORIAS ó EL CONTEO DE CELULAS TCD4 BAJO 200  = TENES LINFOCITOPENIA IDIOPÁTICA CD4.

2. LAS DISIDENCIAS A LA TEORÍA OFICIAL
Lo que expondremos a continuación es una epistemología del SIDA, desde las críticas que provienen desde distintos ámbitos de las ciencias sobre la teoría VIH=SIDA.
Desde las matemáticas:
Los matemáticos fueron los últimos científicos que se sumaron a la disidencia del VIH, en 2007. Esto porque, por cálculos aritméticos, si el VIH causara el SIDA, destruiría todas las células T CD4 en semanas y no años, como lo plantea la teoría ortodoxa. Según ésta, el virus se replica y muta a cantidades de millones de veces al día, pero la infección y reinfección de nuevas células T es a escalas mucho menos impresionantes. VER INFORMACIÓN ACÁ
Desde los estudios infecciosos:

-La teoría del VIH no explica los casos de Linfocitopenia Idiopática T CD4, el nombre con que se conoce al “SIDA negativo”, cuadro clínico idéntico al SIDA pero con un status VIH negativo.
-La definición del cuadro clínico de SIDA ha estado permanente mutando desde 1981. Desde  4 enfermedades ya conocidas definitorias del cuadro clínico de SIDA (ninguna nueva), se han ido añadiendo hasta 32 enfermedades, todas previamente conocidas, individualmente tratables y que han acompañado desde siempre a la humanidad.
-Antes de la era del SIDA, el porcentaje de población que tenía las “enfermedades definitorias”, incluido el Sarcoma de Kaposi, era el mismo.
-Antes de la era del SIDA, el porcentaje de población que moría producto de las “enfermedades definitorias”, incluido el Sarcoma de Kaposi, era el mismo.
-El recuento bajo de células TCD4 no tiene relación con la salud clínica del paciente o viceversa.
-Las porcentajes de infección de VIH en pacientes hemofílicos no ha variado desde que se desarrollaron las pruebas de detección, lo que revelaría la poca eficacia de éstas en los bancos de sangre, o que simplemente los hemofílicos serían reactivos a algo más.
-El VIH, en casi todos los países occidentales, no se comporta como una enfermedad infecciosa: ataca principalmente a los hombres homosexuales, pese a que los índices de otras enfermedades de transmisión sexual se han disparado en ambos sexos por igual, independientemente de la orientación sexual de los afectados.
-Una “pandemia” no tiene un comportamiento específico en un continente (África) y otro distinto en el resto del mundo. El supuesto VIH-2 debería haber salido desde África hace años, según la tesis de la transmisión sexual y la inmigración masiva de africanos a Europa.
Desde la psiquiatría:
-La depresión crónica que sufren los VIH+ incide en el bajo conteo de células T. Paralelamente, los VIH+ que superan la depresión, suben el conteo de células T CD4.
-Efecto “profecía autocumplida”: al enterarse de su estatus VIH+, muchos pacientes sufren graves trastornos psiquiátricos, como demencia, una de de las 32 enfermedades definitorias de SIDA (recientemente agregada).
-Fármacos como el AZT, por sí solos, producen trastornos psiquiátricos como demencia.
-La discriminación, aislamiento y sentimientos de culpa deterioran la salud de cualquier ser humano, produciendo inmunodeficiencia.
Desde la virología:
Hay una infinidad de críticas, pero en resumen:
-La teoría ortodoxa no puede explicar la seroconversión (de positivo a negativo).
-La teoría ortodoxa no cumple con los postulados de KOCH,
-La teoría ortodoxa no ha aislado nunca el virus por un “Gold Standard”.
-La teoría ortodoxa no explica la nula o muy insignificante tasa de cirujanos, enfermeros y dentistas infectados con VIH por cortes o pinchazos casuales, versus el creciente número de otras infecciones de este tipo, como la Hepatitis C (otra fábula a nivel planetario)
-La teoría ortodoxa no explica por qué el virus es tan difícil de rastrear incluso en pacientes que se están muriendo de SIDA. Primero se señaló que el virus se “escondía” en los ganglios y luego que se “escondía” en el intestino. Esto, de todos modos, desafía lavirosis clásica de quienes mueren a causa de una infección viral (presencia masiva del virus en el cuerpo del infectado).
-Ningún virus es misógino; ninguno afecta al 50% de las mujeres en un continente (África) y sólo al 20% en otros (Norteamérica, Europa y Sudamérica).
-Ningún virus patógeno presenta periodos de latencia de 15 o 20 años
-Los retrovirus son particularmente inocuos y estables. Es fácil aislarlos.
Desde la antropología:
-La teoría del VIH es descaradamente racista: a pesar de que los primeros casos surgen, se expanden y se estudian en California, Estados Unidos (entre hombres blancos y de clase alta), el origen se estableció a 17.000 kilómetros, en la África negra y pobre. ¡Plop!
Desde la ética:
-Se critica la profunda relación de los laboratorios farmacéuticos (que producen las pruebas de detección y los “anti-retrovirales”) en los estudios del VIH, con aportes millonarios a los científicos involucrados.
-Se crítica que los laboratorios se opongan a la autorización de las patentes para fármacos genéricos en los países del tercer mundo.
-Se critica la poca presencia de las posturas disidentes en los debates del SIDA, y el descrédito de éstas, a pesar de que hay muchos premios NOBEL disidentes. Entre ellos Bárbara McClintock, de Cold Spring Harbor, por el descubrimiento de los genes saltarines; Walter Gilbert, de Boston, por la secuenciación rápida del ADN y Kary Mullis, de San Diego, por la PCR (reacción en cadena polimerasa).
-Se crítica que los científicos disidentes dejen de ser financiados y son automáticamente silenciados.
-Excesiva valoración de la ortodoxia en desmedro de los estudios disidentes, lo que empobrece los debates sobre el SIDA.
Desde las pruebas de detección de VIH:
Todas buscan anticuerpos (proteína p-24) o material genético asociado al virus, ninguna busca el virus en si misma, ya que éste nunca ha sido aislado por un Gold Standard.
El “examen marco”: El test de Elisa.
Es el más barato, inespecífico y frecuentemente utilizado en el tercer mundo. Siempretestea positivo, hasta que la sangre se disuelve en suero en una proporción de 1 en 400. Recién ahí se puede interpretar un estado serológico. En un estudio se determinó que podría llegar a dar hasta un 84% de falsos positivos (Duesberg, Revista de Medicinas Complementarias, nº 35), y eso contando con que se realizó en las mejores condiciones. Resaltamos que este estudio fue publicado en la más prestigiosa revista de medicina: New England Journal of Medicine. En los países desarrollados está en retirada o se utiliza bajo la excusa del “test marco”. En países pobres, tristemente, se utiliza como prueba definitiva.
El “examen de descarte”: El Western Blot.
La interpretación del Western Blot varía de un país a otro. Para que seas diagnosticado como seropositivo hacen falta: 4 bandas de reacción en Australia y Francia; 3 bandas en el Reino Unido, 2 en EEUU y Canadá;  pero sólo 1 en África.
En la práctica, puedes ser seropositivo en África y seronegativo en Estados Unidos. Puedes ser positivo en Estados Unidos y seronegativo en Australia. Si aun hay “sospechas”, queda todavía un examen.
El “examen definitivo”: El test de Carga Viral.
El test más moderno, la carga viral, se hace mediante una técnica de biología molecular denominada PCR (Reacción de Polimerasa en Cadena), por cuya invención le fue concedido el Premio Nobel de química en 1993 al Dr. Kary Mullis. Esta técnica no sirve para contar virus del VIH ni de Hepatitis C ¡según ha declarado su propio inventor!, quien es uno de los científicos disidentes de la hipótesis de que el SIDA sea causado por un virus. Kary Mullis siempre ha dicho que la PCR (base de la técnica de medición de la carga viral) no sirve para contar virus. Ha dicho que hubiera renunciado al Premio Nobel si hubiera sabido para qué se iba a utilizar su descubrimiento.
En unas condiciones muy precisas de temperatura y otras, la PCR permite multiplicar millones de veces trozos de entre 200 a, máximo, 1.000 letras genéticas de ADN, y sólo de ADN. Para ello aprovecha la capacidad de sintetizar hebras complementarias que únicamente tiene el ADN. Pero resulta que el VIH diseñado por Gallo y Montagnier es de ARN. Luego la primera operación que tiene que hacer la versión de PCR utilizada es transcribir el ARN que hay en el plasma y que consideran que es del VIH en ADN. Entonces actúa la cantidad de ADN que es directamente mensurable. Y este ADN es considerado “ADN del VIH” por definición, es decir, sin comprobarlo secuenciándolo. Finalmente, a partir de la cantidad resultante de “ADN del VIH” se estima cual era la cantidad de “ADN del VIH” que supuestamente había al inicio. A continuación se considera que cada “ADN del VIH” es transcripción de un “ARN del VIH” y finalmente, como el diseño oficial dice que tiene dos trozos iguales de ARN, aplican la regla “dos trozos de ARN=un VIH”… ¡el numero de ejemplares de VIH que estaban al inicio! Y LLAMAN CARGA VIRAL A “ESO” POR MILÍMETRO DE SANGRE.
Queda claro que se considera que los resultados de “carga viral”, no son validos si la persona esta resfriada, lo cual significa reconocer que por tener el “virus de la gripe” aumenta ¡la “carga viral del VIH”. Lo mismo se recoge en artículos científicos en los que se informa de que ser vacunado de la gripe hace incrementar la “carga viral”.
Desde la literatura y el periodismo:
-Se insiste en los medios de comunicación y ONGs que reciben aportes de los fondos del SIDA que las triterapias “levantan a los pacientes de sus lechos de muerte”. Esto es mentira. De hecho, la mayoría de los positivos que siguen vivos es porque nunca se han medicado con AZT, Viracept u otras drogas, sino que llevan vidas sanas y fortifican el sistema inmune con vitaminas.  Sin embargo, los medios silencian los efectos secundarios de las tóxicas terapias y sus devastadores consecuencias en los pacientes.
-Se ha creado un alarmismo y una histeria impresentable. Por ejemplo:
"Para 1990, uno de cada cinco heterosexuales habrá muerto de SIDA" 
Oprah Winfrey, 1987.
"Para 1991, el HIV estará diseminado entre cinco y diez millones de americanos" 
Newsweek, 1986.
"Para 1996, tres a cinco millones de americanos serán HIV positivos y un millón habrá muerto de SIDA" 
Director de la NIAID, Anthony Fauci, New York Times, Enero 14, 1986.
"Sin intervención federal masiva, no quedará nadie" 
Secretaria del HHS, Donna Sálala, 1993, Washington Times, Junio 8, 1999.
Ninguna de estas predicciones han resultado ciertas. Las tasas de VIH en Estados Unidos nunca han reflejado una epidemia infecciosa (pese a que se han disparado otras enfermedades de transmisión sexual, como la sífilis, y los embarazos adolescentes).

-En Africa, las condiciones para detectar SIDA avaladas por la OMS (debido a la pobreza y la ausencia de dinero para exámenes de “carga viral”) son:
*Si tenés diarrea, adelgazamiento y tos, se te clasifica como enfermo de SIDA.
*Si tenés diarrea, fiebre y tos, también tenés SIDA.
Como chiste surrealista, en África se han dado casos de muertos atropellados por automóviles incluidos en las estadísticas de SIDA. El diagnóstico fue "demencia asociada al VIH", según casos documentados por el Dr. Harvey Bialy.
-Se cuestiona que Robert Gallo haya planteado, en la década de 1970, haber descubierto un retrovirus que causaba la leucemia y que circulaba entre homosexuales, prostitutas y drogadictos. 14 años después, ocupó esta misma teoría en la elaboración del dogma VIH/SIDA.
Desde la toxicología:
-El AZT (Retrovir): El AZT no fue creado para el tratamiento del SIDA y no es un antiviral. El AZT es un compuesto químico que se invento en 1964 como quimioterapia para combatir el cáncer, pero se dejó de lado porque incluso en dosis bajísimas resultaba muy tóxico. El AZT fue diseñado para prevenir la formación de nuevas células cancerígenas al bloquear el desarrollo de las cadenas de ADN. En 1964, los experimentos con AZT en los ratones con cáncer mostraron que el AZT era tan eficaz para destruir células saludables en desarrollo, que los ratones murieron de toxicidad extrema. Como resultado se cerró el asunto y no se suministró en ninguna persona. Veinte anos después, la Compañía farmacéutica Burroughs Wellcome (ahora Glaxo-Smith Wellcome) empezó una campaña para sacar al mercado el AZT como un medicamento para el SIDA basándose en la idea de que el AZT bloquearía la formación de las cadenas de ADN del VIH. Glaxo-Wellcome consiguió la aprobación de la patente para el AZT como un tratamiento contra el SIDA, después de un estudio muy deficiente de sólo cuatro meses de duración.  Muchos científicos defienden a brazo partido el uso del AZT porque produce un breve aumento de las células T,  pero esto se nota sólo al inicio del uso del fármaco. Esto se debe a la respuesta del sistema hematológico que, en vista de la destrucción de la medula ósea, intenta corregir esa reducción drástica con una sobreproducción de células T. Por eso se registran a menudo más nuevas células T que el número encontrado en la sangre de un paciente antes de iniciar tratamiento. Pero como la fuente de estas nuevas células T disminuye, causa finalmente la total destrucción del sistema inmunitario. La tolerancia individual y la absorción del AZT determinan el índice de supervivencia a este compuesto tóxico. La muerte por intoxicación con AZT se interpreta siempre como muerte por SIDA.
-Los inhibidores de proteasas (Norvir, Kaletra, Viracept, Invitase y otros):supuestamente son específicos sobre la proteasa del VIH, pero también actúan sobre todas las otras proteasas del cuerpo, ya que nadie ha publicado jamás datos de una proteasa de VIH resistente que se haya encontrado en algún paciente. Las únicas proteasas de VIH resistentes a inhibidores que se han examinado han sido producidas en laboratorio mediante ingeniería genética. Son igualmente peligrosos y producen depósitos extraños de grasa en cuello, hombros y abdomen, niveles muy altos de colesterol, ataques cardíacos, fallo visceral y extraordinaria emaciación de las extremidades. La muerte por intoxicación por inhibidores de proteasas se rotula siempre como muerte por SIDA.
-Inhibidores de fusión (Fuzeon): es la última “joyita” del mercado de los fármacos del SIDA. No se sabe si sirve de mucho, ya que no se puede abandonar el consumo de otros antivirales, y sólo se administra como último recurso  a pacientes altamente intoxicados con otras terapias, o sea, la muerte por intoxicación con Fuzeon se rotulará siempre como muerte por SIDA de todas maneras. Es inyectable…pero con una jeringa de gas comprimido que solamente vende Roche. Además hay que pagar las clases para aprender a usarlo. ¡Plop!
Desde el derecho:
-La teoría del VIH, a estas alturas, no puede ser corregida fácilmente, simplemente por los intereses creados. Sólo habría que imaginar la lluvia de demandas contra las farmacéuticas (por recetar productos conocidamente tóxicos) y los países que avalan a esas farmacéuticas, si es que la teoría del VIH se replanteara o se reconociera abiertamente errónea. Entonces, es un círculo vicioso. Recordemos que la industria del SIDA (exámenes de detección, fármacos, condones, aportes etc) es la que mueve más dinero en el mundo, después de las armas de guerra y el narcotráfico.
Desde los estudios nutricionales:
-Todos los pacientes con cuadros clínicos de SIDA presentan  largas y prolongadas deficiencias nutricionales y/u otras exposiciones a agentes tóxicos, como drogas recreativas, medicamentos recetados, alcohol, tabaquismo u oxidación crónica. Sin embargo, la teoría ortodoxa aun no puede explicar por qué los VIH positivos con estilos de vida sanos no desarrollan SIDA, como el caso del deportista Magic Johnson y otros miles de pacientes más.
-En África, muchas de las enfermedades asociadas al SIDA tienen relación con la mala alimentación, la pobreza y la falta de higiene.
-Es ampliamente sabido que las carencias nutricionales producen inmunodeficiencia y otras enfermedades, como el Beri-Beri y el escorbuto.

Fuente
http://www.cuds.cl/articulos/31oct07viracept.htm

12 comentarios:

Dormidano dijo...

Muy interesante.
Nunca lo había pensado desde ese ángulo, más que nada porque tengo una crasa ignorancia sobre este tema.
El abordaje epistemológico, como siempre, ayuda a iluminar el asunto.

roberto dijo...

Moscón, sos el único que me lleva a leer un post largo. Siempre con buena información para nosotros los ignorantes en ciertos temas de la
medicina-financiera. Gracias por interesarte y difundir éste informe muy completo sobre "muerte medicada".

Un abrazo.

Moscón dijo...

Dormidano:
El abordaje en una dimensión mas minuciosa,como resumen de muchos post anteriores.Usté vio como uno con los garcas-brujos que nos rodean.

Daniel dijo...

Esto ya me está poniendo de la nuca. No tenía idea y me avispé con vos el otro día. Que data tremenda.

Moscón dijo...

Roberto:
Se agradece el halago.Si hay algo que me gusta es cagarles el acto a los magos necrosantes.

Un Abrazo

Moscón dijo...

Daniel:
¿Vos te creías que lo mío era conspiranoia?

nilda dijo...

a ver, supongamos que tengo sida, que carajo hago despues de leer esto ¿dejo la medicacion?

Moscón dijo...

Nilda:
Por supuesto.El SIDA no es producido por un virus.A alimentarse bien,aflojar con los problemas,la falopa,escabio y buen descanso.

Daniel dijo...

En serio te animarías a decírselo a un tipo que se entera que tiene HIV?

Moscón dijo...

Dani:
Le saco sangre y me la pongo en mi vena.
Porque el HIV no existe, el SIDA no lo causa ningún virus,la generación de esta enfermedad se deben a otros factores.
Se me murieron varios amigos de SIDA,muchachos de muy mala vida y distintos estratos sociales.Cuando digo mala vida me refiero a sufrir conflictos traumáticos alarmantes incapaces de resolverlos,mal comidos,mal nutridos,sin dormir,totalmente intoxicados,con aparente estado de plantarse a la vida pero era pura cáscara,el dolor pùdo mas.
Años me pasé con ellos compartiendo jeringas.Y se murieron mas rápido los medicados.
¿Vos te creés que los medios hegemónicos solamente actúan en política?También lo hacen para la tramoya gigantesca de la I G Farben.

Daniel dijo...

Mi amigo que murió de Sida tenía las mismas características que la de tus amigos, Moscón. Qué bárbaro.

Moscón dijo...

Daniel:
Repugna que la comunidad médica sea cómplice por comisión,omisión o falta de criterio científico y estupidez.