domingo, 3 de agosto de 2014

MEMORIA





LOS FONDOS BUITRES Y LA NOVIA DESPECHADA
¿En qué cambió el capitalismo en los últimos 10 años? Salvo en el perfeccionamiento de sus métodos para continuar perpetuándose como sistema, en nada.
Entonces, me pregunto: ¿no saben los gobernantes cual es la lógica de ese sistema?, ¿no lo sabían en 2.004?, ¿no sabían que había en el mundo usureros de cartel capaces de inclinar la balanza de la justicia a su favor?, ¿no sabían que eso ya había ocurrido en tribunales de otros países, (como hoy nos sucede con "USA") y esto dió lugar a la sanción de normas restrictivas de esta especulación?
El jueves 31 de julio de 2.014, la Presidenta de la Nación, Cristina Fernández viuda de Kirchner, rememoró un discurso que, en 2.004, había dado el entonces Presidente de la Nación, Néstor Carlos Kirchner, en el que, entre otras cosas, dijo que no iba a firmar cualquier cosa, y esto fué resaltado por la Presidenta.
Pero resulta que Néstor terminó firmando cualquier cosa. Porque ceder soberanía jurídica sobre bonos emitidos por el Gobierno Argentino y creer que en Estados Unidos van a atender las buenas razones que tenemos los argentinos para no dejarnos estafar, es firmar cualquier cosa.
Me niego a creer que eso sea pura inocencia. Se pateó la pelota varios años para adelante.
Néstor probablemente no pensó que a esa pelota la iban a poner los buitres en el punto del penal por orden de un referee bombero dispuesto a hacerlo patear hasta que entre, y que, al arco, iba a estar Cristina, elección y reelección mediantes. No previó a tan largo plazo.
Y, ya que de recuerdos estamos, la ocasión es buena para rememorar que, en su discurso de asunción de la Presidencia, ante la Asamblea Legislativa, el hoy fallecido Néstor Kirchner aseguró que deseaba la formación y el fortalecimiento de una "burguesía nacional", de un capitalismo criollo, y dejó claro que no renegaba del capitalismo. Idéntica posición asumió su Viuda en sus dos Presidencias.
Vuelvo a hacerme algunas preguntas: ¿qué hace falta para que el Kirchnerismo-Peronismo-Justicialismo se de cuenta de que el capitalismo no representa a los sectores populares que ellos dicen representar?, ¿qué hace falta para que se den cuenta de que, si quieren representar al pueblo tienen que combatir al capitalismo?, ¿la verdadera marchita dice: "combatiendo al capital" y el coro canta: "ma non tropo"?, ¿qué hace falta para que se den cuenta de que contra el enemigo, (si, enemigo, porque adversario le queda chico) no se puede luchar sometiéndose a sus reglas de juego, con legislaciones que privilegian la propiedad privada, el dinero y la acumulación de capital sin escrúpulos, por sobre la salud, la alimentación y la vida misma de los pueblos?, ¿qué hace falta para que todos los que nos indignamos contra los fondos buitres nos demos cuenta de que nada o casi nada puede cambiar en el marco del capitalismo? ¿qué hace falta para que, cada dos o cuatro años, el 98% de los que votamos deje de depositar en la urna un látigo a estrenar, siendo que el amo lo va a utilizar para azotarnos?. Y, por último, ¿qué hace falta para que la Presidenta deje de dar emotivos discursos de novia despechada? (Yo que siempre te quise tanto capitalismo, y nirá lo que me hacés.)
Dejá de faltar a la verdad Cristina. Los que dicen creerte, (dentro de tu partido) lo hacen porque tienen la esperanza de lograr un lugarcito bajo el sol. Del resto, en la Argentina, no te cree casi nadie. Y aquellos que sería bueno para el bien de todos que te creyeran, Griesa y sus amigos buitres, ni se toman el trabajo de ver si te creen o no.
Continuando con los recuerdos, el "discursi" del jueves 31 de julio me hizo recordar dos canciones. Niños de plástico, de Víctor Heredia y No te creo nada, de Ignacio Copani. ¿Cuál les gusta más?.




4 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Qué reverendo hdp! "Néstor firmó cualquier cosa" Estaba negociando una quita de más del 70 % desde un país defaulteado, e iba a imponer condiciones a la contraparte! Hay que ser muy hdp o muy bruto, o seguramente las dos cosas a la vez.
Jorge

Gustavo Marcelo Sala dijo...

Moscón

Heredás una casa. Una linda casa, amplia, con muchas comodidades y potencialidades, pero muy venida a menos. Tenés claro que es necesario ponerle bastante capital y trabajo para levantarla de sus herrumbrse. Una vez que tomaste posesión y sabiendo que tus antecesores le debían a cada vecino de la cuadra más que un Potosí te ponés a renegociar sus deudas aún sabiendo que un par de ellos, los más turros y poderosos se querían quedar con la casa. La mayoría de tus vecinos no te creen, (sólo te apoya el viejo de la esquina que conocía a tu parentela desde pibe), ya que tus antecesores hicieron desastres con la cada centavo recibido; no sólo la casa, a medida que pasaba el tiempo, se venía más abajo, sino que además esa guita se la llevaban para otro barrio. Aún así entienden y aceptan tus argumentos asumiendo que si te asfixian, te matan, nada van a cobrar.
El asunto es que aceptan un acuerdo incluyendo una importante quita si ellos se aseguran fueros indiscutibles. No tenés otra alternativa. No podés recurrir a ningún otro vecino del Barrio. La existencia de un sistema económico e ideológico, único y global, no permite que nadie saque los pies del plato. Por un lado estás vedado porque tenés que levantar un embargo, subsanado ese primer inciso debés manejarte sabiendo que nadie tiene semejante capacidad para financiar tus necesidades y al mismo tiempo debés comprender que otros en consonancia con los vecinos afectados prefieren ni siquiera escucharte. Tras ellos, agazapados, un par de hijos de puta. De modo que no tenés más que aceptás sus demandas por ausencia de alternativas. O malvendés o abandonás la casa en su deplorable estado o luchás por ella, por sus recuerdos, por su historia, por los fantasmas y tus muertos.
Si querés comenzamos a debatir….

Abrazo…

Ricardo Aricó dijo...

Qué carácter Anónimo.mandá tu comentario a mi blog, (respuestas mínimas) y, con gusto, te lo voy a responder. Ricardo Aricó

Ricardo Aricó dijo...

Bueno Anónimo Jorge,... me cansé de esperar que escribas tu comentario en mi blog. No quería contestarte por esta vía porque no es de estilo discutir en la casa de otro y menos quería hacerlo en la de mi amigo Moscón, que tuvo la gentileza de jerarquizar lo que escribí en mi blog publicándolo en el de el. Ni se te ocurra pensar que mi invitación a que visites Respuestas Mínimas llevaba la intención de sumar un lector mas.
Te contesto. Los cables periodísticos de la época que venían de EE UU, antes de que se pactara la quita del 70%, daban cuenta de que en Washington creían que el mercado no iba a aceptarla y de que Wall Street criticó la propuesta, que fué calificada de "no sustentable". Ante ese panorama, que Néstor Kirchner no desconocía, ¿tenía que dársele exclusividad judicial a EE UU?
Coincidimos en algo. El País estaba en default y en una situación de debilidad que lo forzaba a casi no poder imponer condiciones. Esta situación no fué culpa de Néstor, sino, principalmente, de sus últimos antecesores, a saber: Menem, De La Rúa y Duhalde,dos de ellos casualmente del mismo partido que Kirchner. Pero es cierto. La situación no era la mejor.
POR ESO FIRMÓ CUALQUIER COSA.
y eso es lo que yo dije. No mas, ni menos. Las razones que había para firmar cualquier cosa eran por demás de atendibles, pero firmó cualquier cosa.
Confundir las razones que motivaron ese hecho con el hecho en sí es no entender nada.
Tu error me lleva a pensar en varias opciones.
1) Sos fanático y, por ende te molesta cualquier crítica.
2) Tu capacidad intelectual te impide comprender frases de mas de dos palabras, (en ese caso tené cuidado si manejás, no sea que choques en una bocacalle que tenga un cartel de "ceda el paso"),
3) Querés correr el eje de la discusión para llevarla al terreno que más conviene a tu inclinación político-partidaria.
4)Interpretás lo que vos querés y te ofendés sin que nadie te haya ofendido. O sea, en un diálogo sos vos el que habla y vos el que escucha. El otro no existe. Mal. "La Patria es el otro".
5)Cundo escribiste tu comentario estabas mal atendido.
Eso es todo. Perdón Moscón por tanto espacio de reguero de pólvora que malgasté en chimangos.
Ricardo Aricó.