sábado, 17 de julio de 2010

Supersticioso y mal enfocao

Que buena suerte que tengo mala suerte porque es la única forma de darle a la buena suerte lugar para tener buena suerte en lugar de mala suerte.
Parece supersticioso pero está mas cerca de la física cuántica que del sentido común.
La necesidad te moviliza,te activa,te distingue de lo quieto,de lo que está en perpetuo equilibrio.
Llegando a lo profundo somos ganas en pleno acto de consumación de una sabrosa incógnita de final incierto a una oportunidad que es única,nuestra,el momento oportuno y la única oportunidad de ser oportuno para ser lo que de aquí en mas no va a ser igual.
La intensidad de lo efímero es el patrón válido en el todo.
Estamos de universo,soñando esa sola poesía.