lunes, 14 de junio de 2010

Intimidades del circo

Pateé las costillas de un león atravesado en el camino hacia el interior de la carpa y de mala gana se corrió no si antes pegarme un zarpazo en la espalda a tono con mi saludo,el domador dijo algo que no me molesté en entender al tiempo que le meaba dentro de la botella de ginebra de la que bebía a grandes tragos a manera de presentación de mis intenciones.Los domadores siempre me parecieron domadores.Caminé en la penumbra buscando lo que buscaba y no encontraba mientras me entretenía cómplice en la rutina de dos payasos,"Casarrosín y Congresito",estuve un rato tratando de entender la gracia pero me pareció una desgracia y emprendí el derrotero buscador mientras las miradas de los boleteros trataban de adivinar por donde iría no sea cosa que les pateara la olla con el guiso y los dejara sin comer,a tal punto se alarmaron y apremiados por la urgencia despertaron a un tal "Justimerdín",el hombre orquesta de la troupe que sale a la pista con los soyapas en las funciones y en los ratos libres coordina la sordina de regular la convalidación pública del mago"Codiguín y sus amigos de la Camarota".
Finálmente los encontré: la ecuyere ninfómana y el enano impotente acurrucados bajo las gradas,y les dije;ustedes son la libertad y el pueblo,olvídense del viagra y los condones.

2 comentarios:

Filósofo dijo...

Moscon:

Esta usted loco de una manera de lo mas agradable. Es usted un durazno.

Moscón dijo...

Filósofo:
Gracias por lo de agradable,es un cumplido de lo mas loco.